Moria Casán y Adabel Guerrero pinta para convertirse en uno de los cruces más picantes del Cantando 2020. La bailarina y la jurado se cruzaron en la pista en más de una oportunidad. A su vez, la coreógrafa admitió que está muy molesta con las «marcaciones» que La One deja para todos los participantes durante sus devoluciones. En añadidura, hay temas del pasado aún no resueltos entre las protagonistas de esta historia.

“Pareciera que Moria no me quiere mucho que digamos, no sé. Me da la sensación que mucha onda conmigo no tiene y por algo será. Nacha (Guevara) también es dura y sin embargo una vez me dijo que no le gustó nada y otra vez que sí le gustó», dijo Adabel en una entrevista con Moskita Muerta en La Once Diez. «Pero a Moria nunca la convenzo con nada, creo que la próxima vez le voy a decir que no le convence mi persona”.

«Creo que hay algo personal ahí, se lo tendré que preguntar. Me parece que lejos de pelearme, le voy a chupar un poco las medias, aunque me molesta la gente chupamedias. No chupé nada para nada pero quizás le tenga que chupar el palo a Moria», expresó la bailarina, haciendo referencia al ostentoso bastón con el que La One se declara como la única bastonera del certamen.

“Me parece que le quedó complejo con la bastonera, o capaz que pasa que está tan grande que necesita el bastón”, comentó Adabel Guerrero. Más allá de los inconvenientes por parte del jurado, la bailarina se mostró chocha de la vida de ser parte del Cantando 2020. “Tenía ganas de volver al ruedo, a la pista, después de una maternidad muy guardada. Lo único que me cuesta es cuando tengo que dejar a Lola (su hija) tantas horas, prefiero ir un día y estar todas las horas hasta la gala», aseguró.

“No me gustó nada, me pareció una versión fea. Vos desafinaste, Leo, todavía me hizo mal el oído. El otro día me habías dejado muerta de amor. No sé qué pasó…”, dijo Moria en la última presentación de Guerrero y Leo Bassano. “Vos estuviste como una maestrita y te olvidaste de la artista. Fuiste como una directora de escuela que está seria, mandando y necesitando aprobación”, fueron las palabras que la bastonera del certamen le dirigió a Guerrero en aquella ocasión.