Carmen Barbieri y Mariano Zito abrieron la tercera noche de la cumbia en el Cantando 2020. El jurado se deshizo en elogios para la pareja a quienes nombraron como los primeros en entender el espíritu del ritmo en el certamen. 28 puntos sirvieron para que la pareja ya se sienta parte de la próxima ronda del reality de canto. Sin embargo, Brian Lanzelotta, partenaire de Ángela Leiva, dio la nota desde Twitter.

Ángel de Brito le tiró kerosene al fuego a la cuestión luego del 10 de Pepito Cibrián. «Dicen las malas lenguas que cada vez que está este coach pones un 10 porque trabajó con vos en Drácula. ¿Hay una mafia de coach?», preguntó el conductor de LAM, que poco a poco se ha convertido en el motor del programa al poder imprimirle su estilo al show, dejando de lado a la avasallante Laurita Fernández.

Sin ánimos de brindar muchas explicaciones, el director teatral dijo: «Doy el puntaje que se me da la gana porque soy democrático». Sin embargo, desde casa, Brian Lanzelotta no podía creer lo que escuchaba. A pesar de dedicarse a la cumbia hace muchos años al igual que Ángela Leiva, su pareja, ellos recibieron un puntaje mucho más bajo de lo esperado. Lo cual, dejó en el participante una bronca que expresó en las redes.

«Esto es el mundo del revés», «¿Posta un 10? Saludos», tuiteó Brian expresando su malestar por el puntaje de Barbieri, quien en un momento se olvidó la letra . Rápidamente, Carmen preguntó: «¿Nuestros compañeros son? Amo a Brian, ¡cómo canta Brian!». La veterana actriz tampoco pudo evitar mostrar un poco de su malestar a pesar del personaje cómico que quiere instalar en su certamen. Justamente, el hecho de hablar de compañeros desde Twitter le valió alguna que otra crítica a Lanzelotta.

Moria Casán tomó su bastón y le pidió a su «vecino» que se defendiera al respecto. De poca gana, él lo hizo e inmediatamente le mandó un beso a su tía Carmen que estaba cumpliendo 90 años. «¿A algún joven no? Todos gerontes», se apuró La One en contestarle. «¡Fuera la gerontofobia. Quieran un poco más a los que nos dicen viejos. Tiene que desaparecer», dijo bancando a Barbieri antes de ponerle un 10.