Sonia Zanel, delegada de los trabajadores, contó los pormenores del ataque denunciado ante la Justicia que ocurrió en la madrugada del martes, cerca de las 5:00 de la mañana, cuando supuestos emisarios de la empresa intentaron romper la huelga.

Zanel contó en el programa “Caballero de día”, que conduce Roberto Caballero por radio La 990, que se acercaron cuatro patrulleros de la Policía de la provincia de Santa Fe hasta el portón donde estaba siendo llevado adelante el acampe y los agentes preguntaron si iban a terminar con la huelga para ingresar a trabajar.

A las 5:30 de la mañana llegó Hector Viscay, el abogado de la empresa y casado con una integrante de la familia Vicentin, acompañado por unas quince personas que se trasladaban en motos y autos.

“Viscay le dijo que ingresen. Nosotros no íbamos a dejar que rompan la huelga porque hace 60 días que venimos luchandola. En un descuido, el abogado les dijo atropellen y entren. Así que los chicos aceleraron y nos atropellaron”, dijo Zanel.

La delegada aseguró que los trabajadores de Algodonera Avellaneda están “siendo hostigados por el Poder Judicial” dado que los accionistas del Grupo Vicentin tienen una “fuerte influencia” por su poderío económico y “manejan todo”.

“Nosotros no vamos a bajar los brazos porque necesitamos un incremento salarial”, dijo Zanel en relación al reclamo que llevan adelante 430 operarios de la empresa desde hace dos meses en reclamo salarial y por cobrar en vales para la compra de productos Friar, que es el frigorífico del Grupo Vicentin.

Zanel dijo que los trabajadores están “constantemente apretados por la Policía” y funcionarios del Poder Judicial santafesino.

Fuente Noticias Argentina