En ese sentido, González García mantuvo este jueves una videoconferencia con autoridades de la Conmebol, ya que Argentina era uno de los tres países -Perú y Uruguay son los otros- que todavía no manifestaron su aprobación, necesaria para reiniciar la Libertadores el 15 de septiembre próximo.

A Paraguay, Brasil, Colombia, Ecuador, Venezuela y Bolivia, se sumó este jueves Chile, según anunció la Conmebol en un comunicado oficial.

“La Libertadores y la Sudamericana se jugarán también en Chile. Plena concordancia entre los protocolos sanitarios internos de ese país y los propuestos por la Conmebol para partidos internacionales. El retorno del fútbol más emocionante del mundo está cada vez más cerca”, publicó.

Argentina demoró la respuesta porque el Gobierno nacional tiene dudas respecto de la aplicación de algunos puntos del plan sanitario, esencialmente los que tienen que ver con el armado de la “burbuja” o “corredor”, que evitaría que los equipos que viajen al exterior o ingresen al país tengan que cumplir con la cuarentena obligatoria de al menos 14 días.

Sin ese protocolo aprobado, según manifestó Conmebol, Boca, River, Racing, Defensa y Justicia y Tigre no podrán volver a competir como locales en la Libertadores, a partir del 17 de septiembre, sino que deberán buscar una ciudad del exterior, aunque en ese caso no podrían jugar el torneo local, que en principio comenzará a fines del noveno mes del año.

El protocolo de Conmebol establece que los equipos que lleguen a los países donde van a jugar permanezcan en ellos no más de 72 horas para no realizar los 14 días de cuarentena preestablecidos, siempre dentro del contexto sanitario local.

Esa logística sanitaria establece que cada delegación no contenga más de 50 integrantes testeados por PCR (hisopados), que confrontarán con la misma cantidad y en las mismas condiciones que sus adversarios de ocasión, para retornar inmediatamente a sus lugares de origen.

Fuente Noticias Argentina