Lionel Messi, emblema del Barcelona, REUTERS.

El presidente Josep Bartomeu dijo: “Hablé con Jorge Messi y con otros agentes. Me dijo lo que todos sabemos, que hay una fuerte decepción”. El directivo reveló en la entrevista de urgencia que brindó tras el 8-2 para intentar cambiar la energía del club que dice mucho más de lo que se puede leer a simple vista. El Barcelona, por primera vez, reconoce que hay una tensión interna con Lionel Messi, su capitán y símbolo.

 

El entrenador Ronald Koeman fue en la misma línea y se abrió a los rumores de que una disconformidad podría sacar al rosarino del Blaugrana tras dos décadas en las estructuras de la institución. Deben actuar con velocidad para solucionar este bache y así será: hay una cumbre de urgencia entre Leo y el entrenador.

 

El futbolista de 33 años estaba descansando alejado del ruido de la ciudad en los Pirineos de Cataluña, ubicados a una hora en auto de Barcelona. Esas difíciles horas las pasa con su familia, pero también en compañía de las de sus amigos y compañeros Jordi Alba y Luis Suárez. Según informaron, interrumpió esos momentos de tenso reposo para trasladarse hacia la ciudad con el objetivo de conocer el proyecto de Koeman. Una charla que podría ser definitoria.

Lionel Messi, REUTERSMessi suspendió sus vacaciones para reunirse con el nuevo DT, REUTERS.

“La decepción es correcta, hay que hacer este duelo, pero desde el domingo estamos preparando la temporada que viene. Vacaciones, limpiar la cabeza y comenzar la temporada con toda la fuerza”, había insistido Bartomeu tras blanquear que mantuvo un diálogo con el padre de Leo en el que conoció la disconformidad de su hombre franquicia. Aunque trató de apaciguar las versiones de conflicto: “No hay un fin de ciclo, por que un nuevo ciclo sería sin Messi, y Messi seguirá. Messi está creando una era, la era Messi. Y dentro de la era Messi hay varios ciclos y ahora comienza otro”.

 

Koeman mismo planteó la duda en su presentación, toda una señal de que puertas dentro no recibió una respuesta tan contundente como la que dio Bartomeu en su entrevista: “No sé si tengo que convencerlo a Messi. Claro que es el mejor jugador del mundo y lo quiero tener en mi equipo. Entonces, por mi parte me encantaría trabajar con Messi porque te gana partidos. Si tiene el rendimiento que siempre ha demostrado, estaría contentísimo si quiere quedarse. Todavía tiene contrato, así que sigue siendo jugador del Barcelona”.

 

Leo tiene contrato hasta mediados del 2021 y el club anunció que en marzo próximo habrá elecciones presidenciales.  La motivación ahora es distinta. La eliminación en cuartos de final de la Champions League con un cachetazo histórico incluido es un golpe devastador.

 

Messi, en sus horas más difíciles y cruciales de su carrera, convive con dos de los jugadores de su círculo más íntimo. Los tres tienen en jaque su continuidad en el club por distintos motivos. De ellos, sólo Messi fue declarado “intransferible” por Bartomeu.


Fuente Diario26