El caso de Solange Musse conmovió a la opinión pública esta última semana. La mujer de 35 años murió en Córdoba tras una larga lucha contra el cáncer de mama sin poder ver a su papá, a quien le negaron esa posibilidad de verla en el hospital debido a los protocolos del COVID-19. Al tocar el tema en La noche de Mirtha, Juana Viale se quebró y lamentó el hecho tan desafortunado por la falta de sentido común de las autoridades.

“Me parece de una injusticia, inhumanidad, no puedo ni verbalizar lo que me produce”, agregó la ahora conductora de los ciclos televisivos de su abuela con la voz bastante quebrada. “Le negaron la posibilidad de estar con su hija, que fue un pedido que hizo ella para poder atravesar lo que por ahí no hubiese sido el último momento de su vida. Se lo negaron, y ella falleció”, continuó Juana mientras contenía sus lágrimas.

“¡¿Hasta dónde uno tiene que respetar un puto protocolo y que a una persona se le niegue la posibilidad de estar con su padre?! Encima, ella escribió de puño y letra, lo escribió, lo manifestó. Tenemos derechos y esta pandemia nos está sacando nuestros derechos”, dijo sin filtros Juana Viale ante la atenta mirada de sus invitados. Floppy Tesouro, El Dipy, Diego Sehinkman y Diego Cabot.

Pablo, el padre de Solange, había viajado especialmente desde Tierra del Fuego para poder verla. “No tengo ni palabras para decir porque me sale insultar. Es ridículo que lo dejen velar a su hija cuando podría estar acompañándola en su tratamiento”, dijo la conductora. Sehinkman agregó que la madre de Solange admitió que su hija se desmoronó cuando supo que a su padre no le permitieron llegar a verla.

Tesouro también se mostró muy conmovida por la situación y la cámara la enfocó con lágrimas en los ojos mientras Juana hablaba acerca del tema. «Se entiende el protocolo, pero la impotencia que habrán sentido esos papás…no lo puedo creer», agregó la modelo. El padre de Solange finalmente pudo llegar a Córdoba pero lo dejaron pasar cuando se supo que su hija había fallecido. Ahora se trabaja en un protocolo para que pueda asistir a su velatorio.