«Por acá te extraño, Mauro», había escrito con una carita triste Wanda Nara para su marido en Instagram en las últimas horas. Al notar que su mensaje podría afectar negativamente a Mauro Icardi, ella decidió borrarlo y dejar sólo la fotografía que le dedicó. Sucede que desde las 16 horas, Icardi jugará el partido de su vida cuando su PSG enfrente al todopoderoso y temible Bayern Munich en la final de la Champions League en Lisboa, Portugal.

Wanda verá desde Milán el match más importante de la carrera de su pareja y representado. En el día en que se conoció que el París Saint Germain desembolsó 50 millones de euros para quedarse con el delantero argentino por cuatro temporadas, la rubia hizo una publicación muy especial. Ella les prometió a los fanáticos del club parisino que cumplirían sus sueños juntos.

Entonces, Wanda Nara subió una imagen de Mauro con sus manos en las orejas. Quizás haciendo alusión al nombre coloquial que se le da al trofeo más importante de Europa: la orejona. El equipo dirigido por el alemán Thomas Tuchel clasificó a la final en Lisboa ganándole en cuartos al Atalanta. con una floja actuación de Icardi, y en semis al Leipzig, sin la participación del argentino.

Todo parece indicar que Tuchel repetirá la delantera que le dejó una goleada en semifinales frente al equipo alemán. Por ende, Ángel Di María, Neymar y Mbappé serían de la partida desde el comienzo del encuentro. Esto deja a Mauro Icardi en el banco de los suplentes esperando una oportunidad para enfrentar al Bayern Munich. El conjunto de la Bundesliga viene arrasando y es claro candidato para llevarse el trofeo.

Icardi y compañía deben enfrentarse al monstruo alemán. El Bayern terminó con un ciclo del Barcelona al golearlo 8 a 2 y dejarlo fuera de la competencia en cuartos de final. Luego, en semifinales, derrotaron sin problemas al Lyon por 3-0. Aunque las chances sean pocas, toda la fe de Wanda estará puesta en Lisboa. Y claro está, en la posibilidad de que Mauro ingrese en el segundo tiempo para que el equipo francés pueda dar el gran batacazo.