Se trata de un hombre de 33 años que se habría infectado entre finales de julio y principios de agosto, después de recuperarse de su primer contagio a fines de marzo.

Para los científicos de la ex colonia británica esto demostraría que la reinfección puede ocurrir en pocos meses.

La segunda infección por SARS-CoV-2 del hombre se detectó a través de un control en el aeropuerto a su regreso a Hong Kong desde España.

Los investigadores del departamento de Microbiología de la universidad, dirigidos por el doctor Kwok-Yung Yuen, utilizaron el análisis de secuencia genómica para demostrar que había sido infectado por dos cepas diferentes.

El hombre, del que no transcendió su identidad, sólo tuvo síntomas leves durante su primer contagio.

Ahora se comprobó que la cepa estaba estrechamente ligada que con la que circulaba en Europa en julio y agosto.

“Nuestros resultados demuestran que su segunda infección es causada por un nuevo virus que adquirió recientemente en lugar de una diseminación viral prolongada“, dijo el doctor Kelvin Kai-Wang To, del equipo de microbiólogos de la Universidad de Hong Kong.

“El paciente no desarrolló ningún síntoma de su segunda infección, lo que podría indicar que cualquier infección posterior puede ser más leve. Nuestros hallazgos sugieren que el SARS-CoV-2 puede persistir en los humanos, que el coronavirus puede continuar circulando incluso si los pacientes han adquirido inmunidad a través de una infección natural o mediante la vacunación”, dijeron los investigadores en un comunicado publicado este lunes, en el que añaden que su informe ha sido aceptado para su publicación en la revista Clinical Infectious Diseases.

Fuente Noticias Argentina