Las sierras de Córdoba sufren el incendio más grande en los últimos 12 años, según indicó a Cadena 3 el director de Defensa Civil de la Provincia, Diego Concha.

Las llamas comenzaron el viernes en Copacabana, en el departamento Ischilín, y se desplazaron hacia el Valle de Punilla, a un ritmo incontrolable.

La zona más afectada en el norte de Punilla es la próxima a la ruta nacional 38, entre las ciudades de Capilla del Monte y Cruz del Eje.

En ese lugar, el tránsito vehicular está cortado y más 150 personas debieron ser evacuadas  hacia el este. Algunas de ellas fueron llevadas a Capilla del Monte y otras a San Esteban.

Si bien hay al menos 7 viviendas dañadas, algunas de manera parcial y otras total, no hubo que lamentar heridos hasta ahora.

“Hay algunas viviendas con destrucción parcial y total. Pero todas las casas, desde el cruce de la ruta 17 hacia Capilla del Monte, fueron salvadas. Se produjeron daños en siete propiedades, en la zona que va desde el cruce de la ruta 38 a la 17. Afortunadamente, no tenemos heridos. Desde 2008 no hay un incendio así en la provincia”, agregó Concha.

Si bien en el transcurso del lunes parte del incendio fue controlado, se mantiene la guardia de cenizas con personal infante y aviones hidrantes porque aseguran que la situación es “inestable” ante las adversidades climáticas, con fuertes vientos, baja humedad y temperatura en ascenso.

El operativo en el mediodía de este lunes se centra sobre el sector norte de Charbonier y Ongamira, donde las llamas ya han dejado 50 evacuados, quema de viviendas y un incalculable desastre ecológico.

El intendente de Capilla del Monte, Fabricio Díaz, confirmó que pasadas las 13, y por efectos de fuerte viento, se reavivaron las llamas y que están coordinando las tareas hacia Tramontana y Ojo de Agua, e incluso se analizan evacuaciones.

“Nosotros lo vivimos el año pasado y recibimos el abrazo de todos los vecinos. Este año nos toca a nosotros colaborar”, dijo a Cadena 3 Pablo Alicio, intendente de La Cumbre.

Por su parte, el secretario de Gobierno de Capilla del Monte, Santiago Arenas, dijo a Cadena 3 que han dispuesto cabañas, hoteles y alojamiento en campings para cerca de 300 personas, en caso de nuevas evacuaciones.

Las llamas, descontroladas en el Pan de Azúcar.
Otro foco de fuego de importancia se registra en la zona del cerro Pan de Azúcar, en Cosquín.

En ese lugar, bomberos lograron contener un flanco que se dirigía hacia Villa Allende. Había temor de que el foco se convirtiera en un incendio de interfase, por lo que dispuso la presencia de autobombas y cuadrillas para proteger las viviendas.

Durante el transcurso del lunes, los bomberos lograron sofocar el foco en el ascenso al Pan de Azúcar, sector que ponía en riesgo las viviendas de los barrios Pan de Azúcar Este y San José Obreros, ubicados en la zona alta de montaña.

Las tareas ahora están enfocadas hacia algunos focos que se han visto reavivados por las condiciones meteorológicas.

“Permanecemos en contacto con la Federación de Bomberos para que no falten insumos. Todos los recursos del Estado están puestos al servicio”, indicó a Cadena 3 el ministro de Seguridad, Alfonso Mosquera.

El funcionario, además, sostuvo que el panorama no es alentador. “Hay mucha voluntad de trabajar y acompañar la situación”, agregó.

Por su parte, el secretario de Gestión de Riesgo, Claudio Vignetta, precisó que están trabajando con dos helicópteros en la zona de Cosquín, en tanto que operan con dos aviones hidrantes en La Calera.

“Es un incendio de aproximadamente de siete kilómetros, por ahora en la parte superior del cerro Pan de Azúcar. Con este viento, trataremos que el fuego se mantenga arriba, pero por la tarde cambiará el tiempo y puede complicar las zonas en Cosquín y la comuna San Roque”, señaló.

La Calera, en alerta

El incendio en el Pan de Azúcar bajó hacia la zona de La Calera y San Fernando, por lo que debieron evacuar este lunes a cinco familias de Casa Bamba.

El fuego en este último sector está a 300 metros de una zona de viviendas y los vecinos temen que llamas arrasen con todo, ya que las tareas de los bomberos se dificultan en el terreno escarpado.

“El problema más serio que tenemos en este momento es que el incendio que tenemos en el cerro Pan de Azúcar está bajando hacia nuestra jurisdicción en la zona de San Fernando”, dijo a Cadena 3 Jorge Aguirre, presidente de la Federación de Bomberos de La Calera.

“El de Casa Bamba está bajando también hacia la zona habitada”, añadió, al tiempo que informó que se ha iniciado un foco en la Loma de los Parapentes, aunque no es de gran dimensión.

“Por prevención, vamos a tratar de sacar a las personas antes de que llegue el fuego. Ayer -por este domingo- las llamas se estaban metiendo a La Calera por San Fernando”, dijo a Cadena 3 el intendente Facundo Rufeil.

Lo insólito del operativo es que evacuaron a las familias por las vías del tren, ya que por un error de la central hidroeléctrica de EPEC se abrió una de las válvulas, aumentó el caudal del río Primero y no se puede cruzar por un puente.

 

Más incendios en Córdoba

En las últimas horas se registró un foco entre el paraje Santa Rosa y Los Morteritos, cerca de la localidad de Ámbul, en el Valle de Traslasierra.

Según las primeras informaciones, aparentemente el fuego se habría iniciado por una chispa del caño de escape de un tractor, que era conducido por un empleado de una estancia.

Los bomberos voluntarios de Mina Clavero y de Los hornillos, más el apoyo de dos aviones hidrantes, lograron controlar el incendio. Las dotaciones realizarán guardia de cenizas.

En tanto que policías y bomberos combaten otro incendio en el pasaje Huerta Vieja, también de la localidad de Ámbul, en cercanía del río Taruca Pampa, según informó a Cadena 3 el comisario de la departamental San Alberto, José Andrés Romera.

“Estamos en un momento crítico, en una hora crítica que ha complicado muchas zonas”, concluyó Diego Concha, al tiempo que aseguró que “tiene que llover” para que la situación pueda ser controlada.

Fuente: Cadena 3