El “Peque”, se había desgarrado en cuartos de final del ATP de Buenos Aires -no pudo jugar semis- en febrero pasado, justamente cuando Rudd fue el sorpresivo campeón.

En el cuarto enfrentamiento entre ambos, Schwartzman mantuvo su paternidad, ya que nunca perdió, con parciales de 7-6 (2) y 6-3, para avanzar a segunda rueda, donde enfrentará al estadounidense Reilly Opelka (39°), que se impuso al sudafricano Cameron Norrie (77°).

El porteño de 28 años, el mejor argentino rankeado en singles de la actualidad, fue de menor a mayor, como reencontrándose de a poco con el ritmo de competencia.

De hecho, debió remontar un quiebre abajo en el tramo final del primer set, en el que pudo llegar al tie break e imponer su mejor regularidad, ante un Rudd que falló mucho.

Pero luego, mucho más suelto, Schwartzman conectó, en total, 25 winners, lo que fue muchísima diferencia para el segundo set, donde quebró de entrada el saque de su rival y luego administró la diferencia, para cerrar la faena en una hora y 55 minutos de juego.

El torneo, que se juega en el complejo ubicado en Flushing Meadows, en el barrio neoyorquino de Queen s, forma parte de la gira sobre superficie de cemento, en la que se reactiva el circuito profesional de la ATP e incluirá la celebración del US Open.

Más tarde, el marplatense Horacio Zeballos, el otro argentino que se mantiene en el certamen, debutará en el cuadro de dobles (es segundo en el ranking mundial) junto al español Marcel Granollers y frente a la dupla integrada por el indonesio Rohan Boppana y el canadiense Denis Shapovalov.

Fuente Noticias Argentina