El número de escrituras representa una caída del 82,1% respecto de julio de 2019, el peor desempeño interanuales después del derrumbe del 99,7% de abril, cuando sólo hubo 7 actos de compraventa.

El declive representa un quiebre de la tendencia de desaceleración que había comenzado en mayo, con una baja del 78,7%, y continuado en junio, con un descenso del 48%, pero también muestra por primera vez en tres meses un retroceso respecto del mes anterior, con un 59,2% menos que las 1.405 escrituras de junio.

image.png

“Registramos 26 meses consecutivos de caída interanual, lo cual denota la gravedad de la situación”, alertó el presidente del Colegio de Escribanos de la Ciudad, Carlos Allende, para quien “si claramente el 2019 había sido el peor indicador, este año será muchísimo peor”.

La compraventa de inmuebles viene en declive permanente desde el segundo trimestre de 2018, en coincidencia con la devaluación experimentada por entonces, debido a que el precio de las operaciones de compraventa de viviendas es mayoritariamente fijado en dólares.

Asimismo, las restricciones de acceso al crédito hipotecario, principalmente por la suba de las tasas de interés, causaron un grave perjuicio a la actividad.

Al respecto, la entidad notarial indicó que en julio, hubo 32 escrituras formalizadas con hipoteca bancaria, con una caída interanual del 86,4%, que acumula un desplome del 62,4% en el acumulado de 2020.

image.png

Allende destacó que “en el afán de encontrar soluciones”, los escribanos porteños se están reuniendo con entidades afines al sector inmobiliario.

“Hemos acercado propuestas al gobierno local y nacional en cuanto a promociones y otras soluciones impositivas”, finalizó.

Fuente Noticias Argentina