Así lo advirtió la Cámara Argentina de Shoppings Centers (CASC) en el marco de un pedido de autorización para volver a la actividad este lunes, ya que “no alcanza” con la ayuda estatal a través de la Asistencia al Trabajo y la Producción (ATP), al tiempo que alertaron sobre los riesgos de continuidad de unos 10.000 puestos de trabajo en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA).

“Nuestros Shopping Centers están en condiciones de abrir sus puertas mañana mismo”, aseguró la entidad, que invitó a las autoridades a “revisar los protocolos de funcionamiento que les han sido enviados y a visitar alguno de nuestros centros comerciales para comprobar in situ, las medidas que hemos implementado para comenzar a operar a partir del lunes próximo”.

El domingo 30 de agosto vence el plazo de la última prórroga del aislamiento social (o distanciamiento, en algunos puntos del país) y se prevé que el presidente Alberto Fernández realice los habituales anuncios con las modificaciones para la nueva etapa.

El Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC), informó que en junio las ventas en los centros de compra o shoppings tuvieron una caída interanual del 88,6% a valores constantes, pero con una distinción geográfica en la que tuvo que ver la desigual aplicación de las restricciones: en el Gran Buenos Aires la caída fue del 96,5% y en el resto del país un 58,4%.

“Se nos escucha pero no se atiende a nuestros reclamos”, señaló al respecto la Cámara en un comunicado suscripto por su presidente, Ramón Villaveirán, y el gerente general, Mario Nirenberg.

La CASC señaló que “la gravedad de la crisis generada por más de ciento cincuenta días de inactividad, ha provocado el cierre de más del 25 % de las empresas locatarias, cifra que se incrementa día a día”.

“El empleo cae en igual medida, afectando a 10.000 puestos de trabajo en CABA y en el Gran Buenos Aires”, añadió, además de advertir que “la ayuda estatal del ATP no alcanza para sostener a las empresas locatarias, en su mayoría Pymes” que por la extensión del cierre “están dejando de operar, muchas de ellas en forma definitiva”.

La Cámara destacó la “situación sin precedentes” que representa el reclamo conjunto que hiciera con la Federación Argentina de Empleados de Comercio y Servicios (FAECyS), “con el propósito de contribuir al sostenimiento del empleo”.

“La realidad es que no hay actividad económica alguna que pueda sostener el pago de salarios, impuestos y servicios, sin ingresos durante un lapso de cierre tan prolongado”, indicó la entidad, que se preguntó “qué razón existe” para habilitar otras actividades que generan una importante concentración de personas, como “los centros de transferencias de pasajeros de las grandes terminales ferroviarias de la CABA, al igual que las galerías comerciales”.

Al respecto, puntualizaron que presentaron un protocolo sanitario que “asegura la adopción de medidas de profilaxis con estándares superiores para nuestra actividad comercial” y que el comercio “no es un factor de propagación del virus”.

Fuente Noticias Argentina