Pasaron varios minutos hasta que advirtió que efectivamente, alguien había entrado a su casa. “Casi terminando la clase escuchó un golpe en el portón. Fue al fondo de la casa, por suerte tenía todo cerrado, y el perro callejero que adoptó mi hermano ladraba sin parar desde la pileta a la terraza. Ahí, mi mamá se dio cuenta de que había entrado alguien”, contó Sol en diálogo con “Los ángeles de la mañana”.

Y siguió: “Lo primero que hizo fue llamar a mi papá, a quien una vecina ya le había avisado que se había metido alguien y le dijo que apretara la alarma vecinal”. Además, señaló que hace muchos años que su familia vive en la misma casa y aunque siempre hubo robos en la zona, nunca les había pasado nada.

Además, Pérez contó que mientras estaba encerrada en su casa, su mamá se comunicó para informarle lo que estaba sucediendo. “Yo estaba entrenando en casa y mi mamá, encerrada en su casa, me llamó llorando sin parar. Me dijo ‘tengo a alguien adentro’ y yo empecé a gritar desesperada. Le pedí a Guido, mi novio, que llame a la policía”, relató y contó que afortunadamente el delincuente no se llevó nada, pero logró escapar antes de que llegara la policía. “Fue una situación complicada, sobre todo para mi mamá. Es muy triste lo que está pasando”, cerró Sol.

Fuente Noticias Argentina