“Tierra de héroes” fue el eslogan y foco de la tercera jornada de la Convención Nacional Republicana, que busca impulsar la reelección del presidente Donald Trump en los comicios del 3 de noviembre frente al demócrata Joe Biden.

El discurso más destacado de la jornada fue el del actual vicepresidente, Mike Pence, quien aceptó formalmente su nominación para otros cuatro años en el cargo, en caso de ganar las elecciones.

Pence y los republicanos defendieron la noche de este miércoles la aplicación de la ley mientras la nación enfrenta nuevas tensiones luego de la agresión de un policía contra el afroamericano Jacob Blake, en Wisconsin, lo que provocó protestas en un estado que podría decidir las elecciones de este otoño.

“El pueblo estadounidense sabe que no tenemos que elegir entre apoyar a las fuerzas de seguridad y respaldar a los vecinos afroamericanos para mejorar la calidad de vida en nuestras ciudades y pueblos”, aseguró Pence, quien según reportó la prensa estadounidense incluyó en su discurso la tensión racial a último minuto, después de observar los dramáticos hechos del miércoles en los que dos personas murieron en medio de las protestas, en Kenosha, Wisconsin.

El alto funcionario republicano afirmó que la violencia debe cesar, ya sea en Minneapolis, Portland o Kenosha.

“Demasiados héroes han muerto defendiendo nuestras libertades para ver a los estadounidenses golpearse unos a otros. Tendremos ley y orden en las calles de Estados Unidos”, señaló.

Pence aprovechó la coyuntura de la injusticia racial para argumentar que los líderes demócratas están permitiendo que la “anarquía prevalezca” de costa a costa, en Estados Unidos.

Él y otros oradores describieron ciudades devastadas por la violencia como centros de caos, aunque la mayoría de las manifestaciones han sido pacíficas.

Pero el vicepresidente fue más allá al plantear el temor de que cualquier estadounidense sufriría por la inseguridad en caso de que el Partido Demócrata regrese a la Casa Blanca.

“La dura verdad es que no estarás a salvo en el Estados Unidos de Joe Biden (…) Él está a favor de las fronteras abiertas, ciudades santuario, abogados y atención médica gratuitos para migrantes ilegales. El presidente Trump ha asegurado nuestra frontera sur y ha construido casi 300 millas del muro”, enfatizó.

Para los republicanos, la contraposición a sus ideales de seguridad nacional y las peticiones de los demócratas para investigar y castigar a los uniformados involucrados en abusos recae en ideas socialistas y de izquierda radical.

“Joe Biden ha girado su candidatura hacia la extrema izquierda apoyando a los radicales y, como senadora, kamala Harris impulsó mayores restricciones para la Policía, recortando sus entrenamientos y haciendo a nuestras comunidades estadounidenses y calles aún más peligrosas de lo que ya son”, sostuvo Michael MaChale, presidente de la Asociación Nacional de organizaciones de Policía, quien explicó que, por el contrario, Trump es un presidente que cree y respalda la ley y el orden.

“La diferencia entre Trump-Pence y Biden-Harris es muy clara, su elección es entre el presidente más pro seguridad que hayamos tenido o el candidato más radical y anti Policía de la historia”, concluyó MaChale.

Además del respaldo a los uniformados en los actuales disturbios que reavivan viejas cicatrices por el racismo, la bancada oficialista se mostró como la única opción política que se preocupa y respeta a todos sus policías, marinos y militares y destacó la inédita creación de una fuerza de seguridad para el espacio.

“Desde el primer día, (Trump) mantuvo su palabra. Reconstruyó nuestro Ejército, creó la Fuerza Espacial, la primera nueva rama de nuestras Fuerzas Armadas en 70 años y devolvimos a los astronautas al espacio en un cohete estadounidense por primera vez en casi una década”, Subrayó Pence.

Fuente Noticias Argentina