De acuerdo al comunicado oficial, la secuencia se inició el viernes 28 de agosto, siendo este evento el segundo que ocurre en el año, de mayor magnitud y percibido por las personas que habitan la base.

La jefa científica de Carlini, Jazmín Fogel, quien hace tareas científico-técnicas para el Instituto Antártico Argentino, informó que el sismo no provocó daños en la base y que todo el personal se encuentra en óptimas condiciones.

Como antecedente previo del terremoto, la estación sismográfica JUBA de la Base Carlini registró movimientos de similar magnitud en 1980 y 2019.

“La Cancillería está en permanente comunicación con los geólogos del Instituto Antártico Argentino (IAA) y el personal de la Base Científica Carlini, quienes siguen la evolución de la sismicidad”, concluye el comunicado oficial.

La Base Carlini, administrada y operada por la Dirección Nacional del Antártico, está ubicada en la península Potter de la isla 25 de Mayo, a unos 3.700 kilómetros de Buenos Aires y 1.200 de Ushuaia.

En la zona donde se registró el terremoto, están, además de la base argentina, nueve bases más de Uruguay, Brasil, Chile, China, Corea, Perú, Polonia y Rusia.

Javier García Duchini, ministro de Defensa de Uruguay, contó a través de Twitter que se comunicó con el jefe de Base Artigas en la Antártida para conocer la situación del personal que está en esa base y le trasmitieron que “no hubo ninguna consecuencia ni humana ni en infraestructura”.

Fuente Noticias Argentina