SOCIEDAD

¿Qué pasó con el trío?

¿Será qué Fernández, Larreta y Kiciloff tocan, cada uno de ellos, una canción distinta?. O peor aún. ¿Será que el trío desafina?. La seguidilla de cachetazos a la sociedad no para y esta semana después de más de cinco meses de vivir con libertades restringidas la doctora Vizzotti, viceministra de salud de la Nación, nos ordenó no reír o cantar en nuestras propias casas.

Ya no saben más que inventar, y cada vez se aleja más, la posibilidad de que expliquen por qué “no pegaron un solo pronóstico”desde que se inició la pandemia. ¿Si hicimos las cosas tan bien en la Argentina, por qué somos uno de los pocos países donde cuesta volver a determinado ritmo de normalidad?. Otro ejemplo de la rareza Argentina tiene que ver con la libertad para tomar un avión. Cualquiera de nosotros puede bajar a su celular la aplicación que muestra, en tiempo real, la cantidad de aviones que están en los cielos del mundo. Así como la Argentina tiene el récord de días de cuarentena, también tiene el récord de “cielo vacío”.

Mientras el anunciado “pico” nunca llega y vivir “anormalmente” se prolonga, la desocupación llegaría a fin de año al 20%. La semana que pasó tuvo a los senadores entretenidos en una reforma judicial, que ya nos dijeron es incompleta, y que aumentará entre 2000 y 6000 millones de Pesos los gastos del Estado.

Si no es prioridad, si no es la ideal y además incrementa el gasto, ¿Para qué la votaron?. ¿Para qué perdieron tiempo en ese tema?. Si están esos miles de millones disponibles, ¿No sería más apropiado destinarlos a crear empleo?. La única respuesta que se me ocurre es brindarle un homenaje, de mal gusto, a María Elena Walsh, aludiendo a su canción “El reino del revés”.

En estos últimos días, la sociedad volvió a poner su mirada en un tema, que le preocupa sobremanera, y que los sucesivos gobiernos no han sabido, no han podido o no han querido resolver: “la inseguridad”. Las crónicas policiales mostraron feroces atracos en la vía pública, “entraderas” a domicilios particulares y ataques al estilo “golpes comando”. Ya no es un tema que plantean las encuesta, sino es un reclamo generalizado de toda la sociedad. La cuestión es tan clara, que no se entiende donde está puesta la mirada de nuestros representantes.

Funcionarios cercanos al presidente, señalan que al Jefe de Estado se le está acabando la paciencia con algunos de sus colaboradores, especialmente, con aquellos vinculados con que él personalmente, ha pedido sean resueltos. Un ejemplo claro es el aumento de los precios que más impactan en las necesidades básicas de los argentinos.

Lee también   Continúan las estafas en perjuicio de personas mayores

Para algunos analistas políticos, el Presidente debiera salir de la trampa política de tener que hacer equilibrio en el propio espacio político que lo contiene. El margen para gestionar de forma moderada, y al mismo tiempo, mantener contentos a los “ultras”, pareciera estar acabándose.

De igual manera., pareciera estar descendiendo el nivel de paciencia de una sociedad que espera soluciones o respuestas. Gracias a DIOS, a las dudas del ex Presidente Duhalde sobre la continuidad democrática, que luego él mismo definió como un brote psicótico, hay respuestas positivas, sensatas y razonables del resto de la sociedad, ya que a pesar de las restricciones y

los bolsillos flacos, la colecta anual de Cáritas 2020 que es un termómetro de nuestra solidaridad, superó en recaudación un 8,58% la edición del año anterior.

Aunque parezca mentira en medio de la realidad que indica que hacia fin de año, 5 de cada 10 argentino serán pobres, de un lado y del otro de la grieta, ya hacen cuentas y reclutan dirigentes pensando en las elecciones del próximo año y en las siguientes presidenciales ¿Cómo entienden las cosas o cómo arman su lista de prioridades los que nos deben un presente mejor?.

(*) Periodista de Radio Rivadavia.

Fuente Noticias Argentina

Tags
Back to top button
Close