El nuevo sistema establece un “trámite específico” tanto para la solicitud de los fondos como para su rendición, y la identificación del agente en cada etapa del procedimiento.

La resolución firmada por Caamaño derogó el sistema de rendición de “gastos operacionales descentralizado” que había dispuesto la gestión de Mauricio Macri, y que generó denuncias de la actual administración.

“La medida se enmarca y complementa con lo dispuesto en el Decreto 52/19 que facultó a la interventora a modificar las partidas confidenciales al mínimo indispensable para su funcionamiento, circunstancia que derivó al mes siguiente –enero de 2020- en que más del 90 por ciento del presupuesto ejecutado revista carácter público”, sostuvo la AFI en un comunicado.

El año pasado, los gastos reservados de la Agencia de Inteligencia fueron de 1.121 millones de pesos.

Fuente Noticias Argentina