“Quemar barbijos y exhortar a quemarlos es primitivo, autodestructivo y mezquino”, expresó Solá y añadió que esa actitud “pone en riesgo a los demás y es una falta de respeto al personal de salud que arriesga su vida todos los días”.

Un grupo de manifestantes llevaron a cabo ayer una protesta en el Obelisco contra la cuarentena y las medidas de distanciamiento social dispuestas por el Gobierno para mitigar la propagación del coronavirus.

Fuente Noticias Argentina