Según dijo, “hasta que no haya dos o tres semanas de descenso sostenido e importante de los casos uno no puede plantearse que se deben habilitar actividades que impliquen más circulación”.

“Hay algunos funcionarios que hoy son muy sensibles al reclamo de algunos sectores de los cuales por ahí reciben un caudal de votos importante. Están mezclando una especulación de tipo electoral con una necesidad sanitaria”, analizó.

Sobre la gran concentración de gente que se generó este fin de semana producto de la reapertura de los bares, Gollan alertó sobre los riesgos de que las consecuencias sanitarias “repercutan” también en la provincia de Buenos Aires.

“El AMBA es una única unidad económica sanitaria y epidemiológica. La General Paz no divide nada. Todo lo que se haga en la CABA, repercute en la provincia”, evaluó.

En este sentido, cuestionó que las autoridades del Gobierno porteño definan sus políticas “de acuerdo a lo que pasa exclusivamente en la Ciudad” y no puedan medir los impactos que se generan más allá de la General Paz.

“Nosotros tenemos una visión diferente. AMBA es una única unidad sanitaria y epidemiológica y cuando tomamos una decisión tenemos que pensar en el vecino”, subrayó.

El funcionario bonaerense valoró que ya exista “un horizonte de curación concreto” con la vacuna, pero advirtió que “lo que hagamos en estos 4 o 5 meses implica que se va a morir más o menos gente”.

“Nosotros pretendemos que sea la menor cantidad posible”, enfatizó en declaraciones radiales.

Para Gollan, “sería deseable que hubiera un poco menos de movilidad acorde a lo que sería una fase 3 más estricta, y eso no está sucediendo”, opinó.

En esta línea, se quejó de que “hay un montón de gente por la calle que sale a hacer cosas que no son imprescindibles”.

“Todos queremos tomar una cerveza. Ahora, ¿es tan imprescindible?”, cuestionó.

“Si estuviéramos en guerra, y esto es una guerra contra un virus porque es una pandemia mundial, si están sonando las sirenas de los aviones no vamos a tomar cerveza. Es un esfuerzo que se pide por única vez cada 100 años”, remarcó.

Por último, Gollan se mostró pesimista sobre el regreso de las clases presenciales en las escuelas durante este año.

“Si las condiciones sanitarias son las que son actualmente y las que uno prevé para el próximo mes y medio en provincia de Buenos Aires, va a ser muy difícil pensar en la apertura de las escuelas”, dijo.

“Ojalá pasara algo casi milagroso, pero no veo que haya condiciones para volver a abrir el ciclo educativo. Esto pasa cada 100 años, si este año hay que dar una solución extraordinaria al tema educativo, será una situación extraordinaria mundial que pasa cada 100 años”, completó.

Fuente Noticias Argentina