Luego de sus declaraciones públicas del viernes, en las que admitió que intentó irse de su único club como profesional pero no lo hizo para no caer en un conflicto judicial, Messi fue el primer futbolista en arribar a la ciudad deportiva “Joan Gamper” a bordo de su vehículo personal una hora y media antes del horario pactado para el entrenamiento, a las 17:30 de España (12:30 hora argentina).

El rosarino de 33 años se realizó el domingo el test de coronavirus en su domicilio del barrio de Castelldefels, y luego de recibir el resultado se dirigió a la ciudad deportiva para ponerse a disposición del flamante entrenador holandés Ronald Koeman y reencontrarse con sus compañeros, aunque parcialmente.

Es que trabajó en forma individual, al igual que Philippe Coutinho, tal como dispone el protocolo sanitario establecido por LaLiga.

Por esa razón, además, su presencia en el primer partido amistoso del equipo blaugrana, el sábado frente al Nàstic de Tarragona, es muy difícil, ya que podría comenzar a entrenar en grupo a partir de una segunda prueba negativa, que el argentino realizaría “durante esta semana”, de acuerdo a lo informado por una fuente del club al portal de ESPN.

Según trascendió en medios españoles, la ausencia de Messi a la primera semana de trabajo no tendrá sancionadas de parte del club blaugrana, ya que en el Barcelona entienden que no les conviene iniciar otro conflicto con el crack argentino.

Lo cierto es que pasaron 23 días desde el 2-8 que le propinó el Bayern Munich por los cuartos de final de la Champions League y 13 después del famoso burofax en el que la “Pulga” solicitó ejecutar una presunta cláusula de salida gratuita para rescindir su contrato.

Tras esa incertidumbre, y luego de un encuentro entre el presidente del Barcelona, Josep María Bartomeu, y el padre y representante del futbolista, Jorge Messi, el delantero anunció el viernes que se quedará, al menos, a cumplir su contrato hasta junio próximo.

“Yo pensaba y estábamos seguros que quedaba libre, el presidente siempre dijo que a final de temporada yo podía decidir si me quedaba o no y ahora se agarran a que no lo dije antes del 10 de junio cuando resulta que el 10 de junio estábamos compitiendo por la Liga en mitad del virus este de mierda y de esta enfermedad que alteró todas las fechas. Y este el motivo por el que voy a seguir en el club… Ahora voy a seguir en el club porque el presidente me dijo que la única manera de marcharme era pagar la cláusula de 700 millones, que eso es imposible, y que luego había otra manera que era ir a juicio. Yo no iría a juicio contra el Barça nunca porque es el club que amo, que me dio todo desde que llegué, es el club de mi vida, tengo hecha aquí mi vida, el Barça me dio todo y yo le di todo, jamás se me pasó por la cabeza llevar al Barça a juicio”, reveló en una entrevista con el sitio “Goal”.

En todo este contexto, Barcelona tendrá una prórroga para empezar a disputar La Liga, que comenzará el fin de semana próximo, por haber participado en la fase final de la Champions League.

Por eso, su debut será en la tercera fecha del campeonato español, el fin de semana del 27 de septiembre, probablemente cuando Messi ya haya completado tres semanas de entrenamientos junto a sus compañeros y bajo las órdenes de Ronald Koeman.

Fuente Noticias Argentina