“Es muy difícil abrir la cortina de tu casa y tener a 60 metros a Lázaro Báez”, sentenció Gabriela, quien aclaró que anoche se quedó del lado de adentro del country.

“Lázaro Báez es un símbolo de muchas otras cosas, lo que se percibe es que es la suma de muchos males, la corrupción, el robo, la prepotencia, todo eso genera en la sociedad ese malestar”, agregó la vecina.

“Lo que ocurrió ayer no estuvo bien, romper un vidrio no está bien, esas cosas no están claras, como robar tampoco está bien”, completó Gabriela, en una extensa charla con “El Exprimidor”.

Fuente Noticias Argentina