El propio atacante le comunicó a quienes integran el Consejo de Fútbol del club, comandado por Juan Román Riquelme, que desea ser transferido, ya que no volverá a lucir la camiseta auriazul.

Los dirigentes boquense le aclararon que mientras esté en curso la causa por violencia de género que se sigue en su contra, luego de la denuncia de su ex pareja, no volverá a jugar en el club.

Por ese motivo, el propio Villa pidió ser vendido al exterior, para poder continuar su carrera en otro club.

Si bien hubo una oferta de Atlético Mineiro de Brasil, que conduce Jorge Sampaoli, por cuatro millones de dólares por el 50 por ciento del pase, Boca rechazó la propuesta por considerarla “insuficiente”.

Villa, de 24 años, le comunicó al club que así haya “49 jugadores infectados de 50” no volverá a lucir la azul y oto, dado que siente que su situación sufrió un desgaste.

Lo que aduce Boca es que la situación de Villa con la Justicia, fue provocada por él mismo, y hasta tanto no llegue una oferta que consideren interesante, el jugadore permanecerá en el club, pero sin jugar.

Sin embargo, Villa sigue tomando parte de los entrenamientos del plantel que conduce Miguel Angel Russo en la “burbuja” sanitaria que lleva adelante en Ezeiza, de cara a la reanudación de la Copa Libertadores.

Fuente Noticias Argentina