Según se informó, la medida oficial se tomó también por los “sostenidos incumplimientos en materia de la normativa vigente, en los órdenes nacional y provincial, que rige el funcionamiento del establecimiento”.

“Y en función de irregularidades detectadas dentro del predio, en el marco de procedimientos de fiscalización que llevó adelante la Secretaría de Control y Monitoreo Ambiental”, agregó la cartera que preside Juan Cabandié.

Por otro lado, se intimó a la institución a regularizar su situación en un plazo improrrogable de diez días.

“El Ministerio de Ambiente considera que, en función de no haber llevado a cabo el proceso de reconversión que se le indicó en el mes de febrero, se procede al cierre del zoológico, dado que tampoco está cumpliendo con la marcación y la colocación de chips para la adecuada identificación de su plantel faunístico”, afirmó el secretario Sergio Federovisky.

“Lo que estamos haciendo es garantizar que un zoológico que no responde a la normativa vigente, ni a la ética que la propia sociedad reclama, se reconvierta y no siga explotando la peor faceta de la exhibición y el contacto con los animales”, agregó el titular de la Secretaría de Control y Monitoreo Ambiental.

La medida se implementó a través de una resolución ministerial, habida cuenta que transcurrió un lapso de diez días, establecido por una previa intimación que cursó la cartera ambiental nacional al establecimiento para que regularice su situación, sin que éste haya dado una respuesta positiva, según se informó a la prensa de manera oficial.

A fines de agosto, el Ministerio de Ambiente nacional decidió que el zoológico de Luján no retomaría sus funciones tras la extinción del aislamiento social, preventivo y obligatorio por la pandemia por coronavirus, vigente en el distrito en el cual se encuentra asentado, por carecer de una habilitación nacional y provincial, además de las citadas irregularidades sobre el manejo de fauna silvestre.

Fuente Noticias Argentina