La llegada de los Peones de Taxis a esta facción gremial se produce luego de que el histórico secretario general de ese sindicato, Omar Viviani, sorpresivamente diera un paso al costado en su cargo en julio pasado para dedicarse a su familia, según se indicó.

Su número dos en el gremio, Jorge García, quedó a cargo de Peones de Taxis y fue quien mantuvo una reunión con Pablo Moyano para sellar su ingreso al Frente Sindical, luego de haber formado parte durante años del MASA, otra facción cegetista alejada de la conducción pero con un perfil menos combativo que la que pasó a integrar ahora junto a los Moyano.

Viviani había sido durante muchos años uno de los dirigentes de relación más estrecha con Hugo Moyano pero tras la ruptura que protagonizaron en 2012 cada uno siguió caminos diferentes y ahora, con su salida de Peones de Taxis, pareció pavimentar el camino para que ese sindicato vuelva a acercarse a Camioneros.

De esta forma, Pablo Moyano consiguió un nuevo respaldo de cara a su intención de disputar la jefatura de la CGT -cuando el año próximo se realicen elecciones- a los dirigentes más moderados que integran los grupos de los “gordos” y los “independientes”.

Durante la reunión, Jorge García “le reconoció a Pablo Moyano el trabajo activo que viene realizando en esta pandemia para los trabajadores Camioneros y apoyando al resto de los compañeros que integran el Frente Sindical en la lucha por no perder puestos laborales, ya que las empresas se escudan en la crisis que generó el Coronavirus”, se informó en un comunicado.

Otro de los que se trataron fue un plan para “reinsertar las protestas de los tacheros contra las aplicaciones de viajes que están funcionando sin cumplir el marco legal en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y que perjudica a los trabajadores conductores de los taxis”.

Fuente Noticias Argentina