Fue en septiembre de 2017 que Benjamín Vicuña le propuso casamiento a La China Suárez. Rodilla al suelo en su lujosa chacra de Uruguay, el romántico actor chileno le pidió su mano en matrimonio a la actriz. Sin embargo, el tiempo llegó y la boda nunca pudo concretarse. El 2019 fue un intenso año en lo laboral para ambos. A pesar de que están conviviendo y tienen sus familias ensambladas, no hubo tiempo para el enlace.

“Fue un año muy intenso de lo laboral, con mucho viaje. No nos corría nada, yo tengo mi familia súper consolidada. Con mi mujer, viviendo juntos. Era medio ridículo meterle tanta presión a algo que queremos hacer bien, lo queremos hacer lindo. No lo tenemos descartado. Lo queremos hacer en un lugar apropiado”, explicaba por ese entonces el chileno, que ese año protagonizó Argentina, tierra de amor y venganza junto a Eugenia.

Un año después de esas declaraciones, Marley entrevistó a la China Suárez y la llevó a explicar las razones por las cuales el matrimonio no se concretó. Todo comenzó cuando el conductor rememoró un viaje a Israel con La China y recordó que por aquel entonces los turistas pensaban que habían contraído matrimonio. “Porque estábamos súper vestidos caminando por la noche”, indicó.

“Yo no sé si Benjamín sabe que nosotros estamos casados”, bromeó el famoso animador. “Decile, Ale. Ya fue, nos casamos. Yo tengo los papeles”, respondió la actriz siguiendo el juego del conductor que aprovechó la ocasión para consultarle por su boda real con Vicuña. “¿Te vas a casar vos al final?». “Ya está, ya fue. ¿Para qué?”, respondió de manera contundente Eugenia Suárez.

En añadidura, ella comentó que la pandemia de coronavirus fue «una buena excusa» para finalmente no pasar por el altar y ni siquiera por el registro civil. “Ya fue. Ya medio que pasó. No hace falta”, sostuvo la actriz. “Se quieren igual. No es necesario el papel para cambiar eso”, añadió Marley bancando la decisión. “Sí, después divorciarse es un lío…”, agregó la China a la discusión.