En cada oportunidad que tiene, Noelia Marzol muestra su destreza física en los programas a los que va invitada. Lo propio pasó en Mamushka, el ciclo de entretenimientos de Mariana Fabbiani en las tardes de El Trece. Tal como lo hizo en otras ocasiones, la modelo se animó a manipular boleadoras en vivo. Sin embargo, un paso en falso la llevó a golpearse a sí misma y a pegarse un tremendo susto.

“Mandame música”, pidió la carismática artista a la producción del programa. “Esto lo vamos a agregar a Sex”, señaló Fabbiani, adelantándose a la performance de su invitada, una de las protagonista de la obra virtual. Lo cierto es que Marzol tomó las boleadoras y, después unos segundos, dijo por lo bajo “no puedo con estas”, en referencia a que eran diferentes a las que ella está acostumbrada a manipular, y recibió un fuerte impacto directo en la nariz.

Lee también   Juana Viale se mostró totalmente conmovida por el caso de Solange Musse

“No está bien, chicos, se sacó un diente”, se escuchó decir a los otros invitados al programa. Ella se tomó su nariz, visiblemente dolorida y muy preocupada. “Me la di mal, ¿me sangra? ¿se me torció algo?”, se limitó a decir tocándose con cuidado su rostro. Más allá del dolor, su preocupación tenía que ver con lo físico y lo estético, cuestiones de suma importancia para su trabajo.

“Rota no la tenés”, le dijo Fabbiani, también preocupada, pero sin acercarse demasiado a Noelia para respetar bajo todas las circunstancias el distanciamiento social para prevenir la propagación del coronavirus. “Estoy llorando. Me la di… Estoy llorando. Pero ya está, estoy bien”, respondió la modelo con los ojos llorosos por el impacto. Sin embargo y para sorpresa de todos, se reincorporó y logró su cometido.

Lee también   Tini Stoessel presume su relación con el hijo de Ricardo Montaner

“Me tenía que reivindicar. Lo que pasa es que estas no son las de baile. Me arriesgué demasiado y me la di en la nariz”, admitió entonces Noelia Marzol. Luego de ese incidente, el programa siguió con total normalidad. Durante esta cuarentena, la joven reparte su tiempo entre la obra Sex Virtual, el programa de El Nueve llamado Todo puede pasar y su amor por el futbolista Ramiro Arias, que fue fichado recientemente por Quilmes.