Oscar Mediavilla y Laurita Fernández protagonizaron el cruce del lunes en el Cantando 2020. Todo comenzó antes de que el jurado haga su devolución a la presentación de Ángela Leiva y Brian Lanzelotta. La pareja cantó «Qué ganas de no verte nunca más», de Valeria Lynch. Tanto Nacha Guevara como Karina La Princesita le pusieron un 8 a la pareja. Tras esas dos primeras notas, Laurita tomó la palabra.

«Yo la noté un poco disconforme a la coach (Natalia Cocciuffo) con las devoluciones anteriores, estaba escuchando la charla que tenía», dijo la bailarina antes de que Mediavilla pudiera iniciar su devolución. «Es que yo los veo tan conectados y a ella que entrega tanto y es tan pasional, que se fijan en detalles», comentó Nati. «Hubo mucho impacto, potencia, entrega», agregó la coach

«La voz de Ángela es impactante a nivel vocal, es maravillosa», acotó el jefe de coaches que agregó que pocas veces escuchan voces como las de ella en el certamen. «Ustedes quieren influir ante los dos que no votamos», sostuvo Mediavilla tras esos comentarios. «No, estamos aclarando ciertas cosas que no van a volver a ver en el concurso. Ninguna voz es como la de Ángela», sentenció el jefe de coaches.

«¿Y por qué no nos dejan que nosotros terminemos de decir lo nuestro?», indagó Oscar. «Porque la conductora me preguntó, señor Mediavilla», retrucó. «Fue mala mía, Oscar. Yo le pregunté», reconoció Laurita Fernández. «Y no tenés que preguntar», le sugirió Mediavilla. «Es que la vi y me dio cosa. Con ese corte de pelo no quiero interferir más», dijo Laurita, haciendo referencia al nuevo look del jurado.

«Con mi corte de pelo te pido que no te metas porque yo no me meto con tu pelo. El pelo me debilitó un poco la fuerza», cerró Oscar aplicando todo su humor para quitarle la tensión a la situación. En ese entonces, él pudo cumplir con el cometido de dar su devolución y ponerle un 8 a la pareja. Con 24 puntos y a la espera de que Moria Casán devele su puntaje secreto, Lanzelotta y Leiva se apuntan hacia una nueva ronda del Cantando 2020.