Los fuertes vientos de las últimas horas reavivaron las llamas de los incendios forestales en Córdoba. Tanto fue así que los vecinos pusieron manos a la obra y ayudaron a los bomberos a intentar contener las llamas. Uno de ellos fue el actor Damián De Santo, quien junto a su familia posee un complejo de cabañas en Villa Giardino. Se trata de un lugar en el que viven y en el que tienen propiedades para alquilar.

El drama comenzó alrededor de las 6 de la mañana de este último martes. En la zona del Río Pinto comenzó a gestarse un foco de incendio. Esto imposibilitó que los aviones hidrantes cargaran agua para combatir el fuego. Llevándose todo a su alrededor, las llamas llegaron hasta el lugar en donde se encuentran ubicadas las propiedades del intérprete. Sin dudarlo, el protagonista Amor mío decidió colaborar con los bomberos y los vecinos.

Ante las llamaradas que se acercaban al lugar, Damián De Santo les hizo frente con una manguera, con una hidrolavadora y con lo que encontró a mano en medio del campo. De esta manera, el actor se puso a sí mismo en la primera línea de batalla contra los incendios forestales que vienen acechando a la Provincia de Córdoba de manera incesante en las últimas semanas.

A esta altura, el clima tendría que empezar a ayudar. Las lluvias de septiembre se están tardando en llegar y esto favorece a que el fuego siga expandiéndose. Más de 150 bomberos trabajan en el lugar incansablemente para intentar contener la embestida de las llamas. Según se informó, hay varias personas evacuadas en la zona, pero De Santo decidió quedarse a pelearla en el lugar para defender sus propiedades.

Hace algunas semanas, el intérprete ya se había referido a los problemas que se viven en la zona turística en una nota con RePerfilAr. «El viento norte trae el fuego para esta zona. Teníamos fuego al sur y al norte de Cosquín y Capilla del Monte. Uno tiene ese miedo de que el fuego llegue a casa. A la noche uno se va a dormir y a la mañana siguiente es espantoso e increíble cómo se acerca el fuego”, contó angustiado.