Un episodio confuso se vivió en la noche del martes en el Cantando 2020. En La Previa del Cantando, el programa conducido por Lizardo Ponce y Lourdes Sánchez, se vio a dos patrulleros ingresar al estudio donde se transmite en vivo el programa. El motivo fue buscar a Alexander Caniggia para entregarle una carta documento. En primera instancia, Alex no se encontraba en el lugar y tuvieron que volver unas horas más tarde.

Fue su representante Fabián Esperoni quien hizo ingresar a los efectivos al lugar para poder entregarle en mano la documentación en cuestión. El hijo de Claudio Paul Caniggia y Mariana Nannis abrió la gala del martes junto a Melina De Piano. Al ser consultado por lo sucedido un momento antes, él aseguró que no sabía de que se trataba y optó por el italiano para hacerse el desentendido por la situación: «Non capisco un cazzo».

Ángel de Brito, quien conduce el Cantando 2020 junto a Laurita Fernández, le explicó que era la primera vez que la policía se hacía presente en el lugar para darle una carta documento a alguien. Mientras Alexander Caniggia insistía en qué no sabía de qué se trataba, su mánager tomó la palabra para explicar lo que pasó. “Le trajeron una notificación para que su abogado, que es Alejandro Cipolla, se presente mañana en un juzgado para ver qué es», reconoció.

«Lo que me llamó la atención es que la carta decía que tenía que ser presentada en el Cantando 2020. Eso me pareció un poquito…No sé, se la podrían haber llevado a la casa”, aseguró Esperoni, confundido por la situación. De Brito le pidió que enfatizará en el hecho de que dos móviles se habían usado para entregar la misiva. «Dos patrulleros para entregar una carta. ¡Y no sabemos de qué es, realmente!”, agregó el representante.

Sin embargo y más allá de lo dramático de la situación, Caniggia se mostró totalmente despreocupado en todo momento. Laurita le consultó si se imaginaba la causa de la intimación preguntándole si recordaba haber hecho algo. «Yo nunca miro para atrás, sino siempre para adelante. ¡Oh yeah», respondió Alexander. Según su abogado, el tema es «algo menor» y dejó en claro que no se trata de violaciones a la cuarentena.