Lloramos todos. Murió Quino. El creador de Mafalda, magnífico ilustrador argentino falleció esta mañana en Mendoza. Así lo confirmó Kuki Miller, su editora en Ediciones de la Flor, el sello al cual el humorista gráfico le confió gran parte de su obra. Su nombre real era Joaquín Salvador Lavado Tejón y desde que se conoció la noticia, las redes comenzaron a lamentar semejante perdida.

Justo en el día de ayer se habían cumplido 56 años de la primera publicación de Mafalda. Por lo cual, las redes sociales ya estaban completas de homenajes hacia una de las historietas que constituye una parte fundamental del humor gráfico en la Argentina. El genio había nacido en Mendoza el 17 de julio de 1932. Desde ahí salió uno de los artistas gráficos más reconocidos de nuestra historia.

«Se murió Quino. Toda la gente buena en el país y en el mundo, lo llorará», informó el editor Daniel Divinsky, quien supo estar al frente de Ediciones La Flor. A pesar de que dejó de dibujar a Mafalda en 1973, sus libros siguen reimprimiéndose y las historietas tienen una curiosa actualidad. Muchos de los temas que Quino tocaba en aquel entonces, la enemiga acérrima de la sopa ya los trataba en sus recuadros.

Portales de todo el mundo se hicieron eco del fallecimiento del genio argentino. Muchos diarios lo destacaron como uno de los «caricaturistas más talentosos de todos los tiempos». El amor por Mafalda es un elemento importante a la hora de lamentar el fallecimiento de su creador. Algunos de los tuiteros que homenajearon al artista en su feed destacaron que incluso aprendieron a leer junto a la niña respondona.

El dibujante había sufrido un ACV durante la semana pasada y su salud no aguantó el impacto. De su lápiz salieron viñetas que se reprodujeron en más de 35 idiomas. Uno de cada dos argentinos tuvieron en sus manos alguna vez un libro suyo y aprendieron de la mano de su obra. Todos alguna vez tuvimos un trabajo práctico en la escuela con alguna ocurrencia de Mafalda y compañía… todo cortesía de Quino.