Esmeralda Mitre volvió a presentarse en el Cantando 2020 junto a su partenaire, Nell Valenti. Nuevamente, una floja presentación le otorgó uno de los puntajes más bajos de la ronda, por lo que está completamente condenada a ir a la sentencia que decidirá qué pareja deja el concurso de canto en los próximos días. La descendiente del prócer argentino interpretó «A Little Respect», de Erasure.

Antes de su performance, Mitre lloró al recordar a su padre y a la disputa que tiene con sus hermanos por la herencia de éste. Durante su devolución, Nacha Guevara admitió que las previas de Esmeralda le parecen un «verdadero embole». Tras esta crítica, puso un 3 en su tablero electrónico. El mismo camino eligieron Oscar Mediavilla y Karina La Princesita, por lo cual sumó solamente 9 puntos.

Por su parte, Moria Casán también dejó fuertes críticas a la actuación de Esmeralda Mitre. «El falsete me hizo daño al oído. Fue duro, amor mío. Lamentablemente, esta vez no me gustó mucho», dijo haciendo referencia al 10 que le puso en la ronda anterior, que la hizo zafar del duelo, la sentencia y la eliminación. Una etapa que no podrá evitar en esta oportunidad.

En añadidura, durante la previa ella contó las razones por las cuales no pudo presentarse al certamen la semana pasada. “Yo soy alérgica, es muy fuerte, muy grave. Moria lo sabe. Es una alergia que se me cierra la glotis. En general va cambiando la alergia. Lo que más alergia me trae es el estrés», reconoció Esmeralda sobre el porqué al faltazo cuando realmente le tocaba presentarse en el Cantando.

«Ese día tuve mucho estrés a la mañana. La producción se portó muy bien. Se me deformó la cara, se me hinchó el labio y tenía nauseas. Estuve acá, me quedé pálida y me mandaron a mi casa. Yo estaba para cantar, en mi vida falté a una función”, reconoció Mitre jactándose de su profesionalismo. Sin embargo, la intérprete volvió a quedar con un pie afuera del certamen conducido por Ángel de Brito y Laurita Fernández.