Fue el año pasado el momento en que Anna Chiara del Boca eligió para denunciar a su padre, Ricardo Biasotti, por abuso sexual agravado y corrupción de menores. En plena pandemia, su mamá, Andrea del Boca y otros familiares fueron citados a declarar como testigos de la causa que está siendo investigada en el Juzgado en lo Criminal y Correccional N° 43 de la Capital Federal.

“Es muy duro, no se imaginan cuánto… tener que relatar, como mamá, lo dicho por Anna”, afirmó la actriz, con la voz quebrada, en una entrevista vía Skype con el programa Nosotros a la mañana. Ella reveló que su hija recién se animó a contar lo sucedido cuando su abuelo, Nicolás del Boca falleció. Durante años, la joven mantuvo en secreto lo que sucedía con su padre por «miedo, vergüenza, porque se sentía humillada y sucia».

Lee también   Wanda Nara: selfie, trompita y bikini multicolor en el verano parisino

Entre lágrimas, Andrea del Boca dio detalles del abuso que habría sufrido Anna en su infancia. “Ella empezó a contar que cuando la llevaba a su casa el progenitor masculino, como ella le dice, la obligaba a dormir en el dormitorio de él. Él estaba desnudo y le apoyaba su miembro, su pito, la toqueteaba, la besaba en la boca. A ella le daba mucho asco…”, comenzó su relato la intérprete.

“Ella se sentía como en una cajita de cristal que golpeaba y nadie la podía escuchar. Yo le daba un celular para que se comunicara conmigo, pero él sistemáticamente lo escondía. El asco que le daba cuando la obligaba a ver películas pornográficas. Ella no sabía a esa edad lo que significaba, pero le daba mucho asco ver cómo personas se besaban por donde uno hacía pis. Con los años se dio cuenta de que eso se llamaba sexo oral. Pero era muy chiquita y no tenía que pasar por todo esto”, agregó del Boca.

Lee también   Después del testeo, Nicolás Magaldi reveló el resultado del hisopado de su hijo

Durante la entrevista con el Pollo Álvarez y Sandra Borghi, Del Boca aseguró que Anna Chiara siempre tuvo baja autoestima como consecuencia de estos episodios vividos en su infancia. A su vez, señaló que ella había recibido amenazas de parte de su padre para que no realizará ninguna denuncia en la Justicia. «Son heridas que se quedan en el alma y no se curan”, explicó la artista.