Rodrigo Tapari es uno de los nombres de peso en la movida tropical. Su explosión fue cuando su hit, «Una cerveza», sonó en todos lados en su era al frente de Ráfaga. Esta vez, fue el invitado a la ronda de tríos de Gladys La Bomba Tucumana y Tyago Griffo. Los tres cantaron «Dígale», de David Bisbal y consiguieron un puntaje casi perfecto. Con 32 puntos conquistaron un récord en el Cantando 2020.

El momento en que Rodrigo recibía elogios de parte del jurado y sus compañeros lo emocionó mucho. «Después de haber atravesado un grave problema con el alcohol y muchas cosas más que son muy duras, Dios llegó a mi corazón en el momento justo. Además está mi mujer, que también es mi representante, una guerrera, mi pilar. Hace 21 años que estamos juntos, Dios ha logrado reconstruir nuestra familia después de tanto daño que uno comete como ser humano», dijo sobre las luchas en su vida.

Todas las miradas se dirigieron hacia Rodrigo Tapari en el Cantando 2020. «El alcohol te destruye. Yo estaba perdido, creía que podía subir a un escenario y hacer un show, pero no estaba bien. Pero ahora estoy feliz. Estas lágrimas son de emoción porque siento que logré todo esto porque luchamos con ella. Para Dios nada es imposible. Yo amo cantar, no me interesa estar acá por la popularidad, por la fama, ni por el dinero, ni por nada, sino por hacer lo que amo y por lo que he luchado durante tantos años», añadió.

La noche terminó con Rodrigo interpretando un tema de su primer álbum solista -Íntimo, que tuvo una nominación a los Premios Gardel-, aplausos y las palabras que le dedicó Oscar Mediavilla todavía resonando en el estudio: «La vida siempre te da una segunda oportunidad, amigo. A vos Dios te bendijo con ese talento que tenés para cantar. Si lo derrochás otra vez lo vas a perder. El objetivo es claro: alegrar a la gente. Vos tenés ese don, no lo remates porque sería una pena».

Por otro lado, Gladys dejó atrás sus dramas con las vestuaristas de la productora LaFlia. La artista llevó su propio vestuario a la gala y se lució con el mismo. «Sos un ser extraordinario, Rodrigo. Me alegra que seas amigo de mi hijo y que vos y yo estemos preparando algo juntos. Dios siempre va a estar con vos», le dijo Gladys a su invitado, quien se mostró muy agradecido por la oportunidad.