El reconocido actor y comediante Hugo Arana falleció a los 77 años en el Sanatorio de Colegiales dela Ciudad Capital. Según revelaron diversas fuentes, Arana había sido ingresado el 27 de octubre después de sufrir un accidente doméstico. Luego de presentar sintomatología, y tras los análisis se puedo constatar la infección de Covid-19 a su ingreso. El actor permaneció en aislamiento con los cuidadores clínicos necesarios.

El informe médico emitido por el centro de salud anunció el deceso de Hugo Arana. «Lamentamos comunicar que en el día de hoy alas 0.30 horas se produjo el fallecimiento del señor Ricardo Hugo Arana», expresa el comunicado. «El señor Arana ingresó el día 27/09/2020 producto de un cuadro sincopal en su domicilio. Entre varios estudios que se realizaron a su ingreso, los que corresponden a imágenes de tórax fueron compatibles con infección de Covid-19, lo cual se corroboró con el hisopado por PCR».

El lamentable anuncio

Por su parte, la Asociación Argentina de Actores también compartió la lamentable noticia a través de su cuenta oficial de Twiiter: «Con gran pena despedimos al compañero actor Hugo Arana. En su prestigiosa trayectoria en cine, teatro y TV ha sido respectado y querido tanto por sus pares como por su público. Acompañamos en este triste momento a su hijo Juan a sus familiares y seres queridos».

El actor tuvo una destacada carrera teatral trabajando de la mano de creadores como Manuel González Gill, javier Daulte, Daniel Marcove, Andrés Bazzalo, Julián Howard y Daniel Cúparo. También participó en producciones como Los Mosqueteros, El saludador, Made in Lanús, El puente, Todas las rayuelas, Cyrano de Bergérac, Filomena Marturano, Más que amigos, entre muchas más.

De respetada trayectoria

La más reciente puesta la tuvo con Rotos de amor, en el teatro Villa Carlos Paz, junto al actor Osvaldo Laport, Víctor Laplace y Pepe Soriano. Legada la pandemia, participó una streaming junto a Moro Anghileri para Historia virales en la que un padre habla con su hija en tiempos donde la distancia priva en la vida de las personas. «No estudié teatro toda mi vida por el deber de nada, sino por el placer de la búsqueda de construir una conducta, un carácter», expresó en una de sus entrevistas.