El ambiente de la farándula suele ser muy hostil y es difícil para los famosos mantenerse en él. Por fama y reconocimiento las celebridades hacen de todo; algunas veces entran en papeles de los que nunca pueden salir. Nazarena Vélez es una de las que se sintió atraída por el espectáculo. Para poder ingresar tomó una decisión le costó caro: confesó que estuvo al borde de la muerte en varias ocasiones.

Nazarena Vélez estuvo de invitada este miércoles en “Fantino a la tarde”. Conversando con el periodista surgió un tema sensible para ella, el problema con las pastillas. Desde hace años que se sabe el complejo que la mediática tenía con su cuerpo y que consumía medicamentos para intentar solucionarlo. Superada esa etapa, Nazarena decidió dar detalles sobre el momento difícil que atravesó.

Para ahondar en su problema con las pastillas para adelgazar, le contó a Alejandro Fantino cómo fue que inició. “Yo era muy chiquitita y quede en una publicidad. Me dijeron ‘sos hermosa, divina, pero tenés que bajar tres o cuatro kilos”. La actriz explicó que el lapso que tenía para bajar esos kilos era de tres días. “Tenía de un miércoles a un sábado para bajar y no quería perderlo”, comentó.

“Tomé laxantes y diuréticos, llegué re deshidratada a punto de morirme”, detalló sobre aquella ocasión. Pero su consumo de pastillas no cesó y cada vez fue empeorando. “Estuve como 20 años tomando anfetaminas sin poder dejarlas”, lamentó la productora. “Tuve un paro cardíaco, temblaba, pesaba 50 kilos midiendo 1.74, una locura”, detalló acerca de su experiencia.

“Un día me comí una hamburguesa y en vez de cinco me tomé 10 pastillas, llamé a mi mamá y se quedaron 10 meses conmigo. Mi papá se hizo cargo para no internarme”, agregó Nazarena Vélez. “Estuve a punto de morirme por las pastillas”, remarcó. Actualmente la mediática tiene 46 años y está un poco alejada de la farándula. Vive con algunos de sus hijos en su casa debido a la pandemia.