Karina La Princesita integra el equipo de jurados del Cantando 2020. La exposición de su trabajo le preocupa por la pandemia. Como tiene contacto con mucha gente decidió que su hija viva con su padre por un tiempo, para protegerla del coronavirus. Con motivo del Día de la Madre –que fue el domingo pasado- la cantante habló sobre la importancia de las madres y recordó su pasado.

Karina La Princesita contó cómo es el vínculo con su hija y también la relación que tiene con su madre. En el Cantando 2020 les hicieron un cálido homenaje a las madres y la cumbiera se emocionó y lloró. Consultada sobre el motivo de las lágrimas en Hay Que Ver, contó: “Me emocioné. La parte donde se ve a la madre hablando con la hija por el acrílico es fuerte porque saca un momento que nos identifica a todos”.

“Tengo un vínculo con mi mamá y mi hija hermoso”, aclaró la cantante y quebró el llanto al decir: “Uno está acá tratando de entretener a la gente. El artista necesita el aplauso. Por estar, por hacer lo que sabemos y dar alegría”. Además, compartió una profunda reflexión. “El esfuerzo hay que valorarlo. Te pueden dar poco o mucho, pero hay que agradecer. La vida de mi hija gracias a Dios que es distinta”, consideró.

“Creo que la historia de mi vieja identifica a un montón de mujeres que la pelean solas, que se rompieron el traste por darle lo mejor a sus hijos, aunque no haya sido suficiente para ella. Quizás para nosotros tampoco era suficiente”, comentó. En esta línea, agradeció y lamentó a la vez: “En mi caso, puedo devolverle a ella el triple de lo que me dio y, sin embargo, no alcanza para decirle gracias”.

En otra parte de la entrevista decidió por detallar cómo fue su difícil niñez. “A mí me daba vergüenza lo que vivíamos. Me daba vergüenza que no teníamos una casa, me daba vergüenza que laburaba a los 12 años”, aseguró. No obstante, aclaró que esas “cosas que escondía” ahora la enorgullecen. “Hoy las digo con orgullo porque cuando uno crece entiende el esfuerzo de los padres”, cerró Karina La Princesita.