Cande Tinelli es famosa por la gran cantidad de tatuajes que se realiza. A «Lelé», como le gusta que le digan, hace tiempo que le gusta jugar con su piel y llenarla de tintura. Tiene tatuajes de lo más exóticos en lo ancho y largo de su cuerpo. No es de las que prefieren un look estático, por lo que se hace cambios radicales cada un corto periodo de tiempo. Esta vez se atrevió a innovar con su cabeza.

Semanas atrás, Cande Tinelli sorprendió a sus miles de seguidores al mostrarles que se había rapado un costado de la cabeza. En una historia se mostró mientras se realizaba el cambio haciendo una referencia a Britney Spears, quien sufrió una crisis emocional y se rapó por completo. En aquel momento no explicó a qué se debía el gran cambio. El nuevo tatuaje era la respuesta.

La hija de Marcelo Tinelli se tatuó una arañan gigante en el costado derecho de la cabeza -uno de los pocos lugares del cuerpo que le quedaban sin tatuar-. Una telaraña en la oreja acompaña al gran insecto. En la publicación que compartió con sus seguidores solo escribió «Wincy, Wincy». Wincy es la araña de la canción infantil que relata la historia del arácnido intentando trepar con lluvia.

Al parecer, Lolo, el hijo más chico de Guillermina Valdés y Marcelo Tinelli, seguirá los pasos de su hermana. Antes de mostrar a su nueva compañera, Cande Tinelli mostró que su hermanito también se hizo un tatuaje. Imitando a la mayor de la descendencia del exconductor del Bailando por un Sueño, Lolo se tatuó un insecto. Como no tiene clases presenciales, no tendrá ningún problema.

El más pequeño del clan Tinelli eligió hacerse un escorpión en el cuello. Sin embargo, no hay que asustarse, ya que es un tatuaje temporal y con los días y lavados desaparecerá. La pregunta es si, cuando crezca, también optará por tatuarse todo el cuerpo como Lelé. Hace un tiempo que Guillermina Valdés y Marcelo Tinelli decidieron volver a estar juntos, después de estar separados durante meses.