Vicky Xipolitakis tiene un particular vínculo con Germán Martitegui que roza el coqueteo. El chef es el más duro del jurado y suele ser muy duro con los participantes, pero con La Griega tiene cierta debilidad. Desde hace varios programas atrás que la vedette le tira palos al cocinero que a veces se enoja, pero casi siempre se los deja pasar. Sin embargo, esta vez la participante quiso ponerlo incómodo de nuevo y le salió mal.

En la gala del jueves -la última previa a la eliminación- Vicky Xipolitakis llevó su plato a los jurados para que lo evalúen. La Griega preparó una bondiola con papillote de verduras y crema de palta con queso a la que llamó «Cerdo Salvaje». Ella fue convencida de lo que preparó y dijo sentirse como «en la selva, que se puede comer rico, pero medio tropical». No obstante, el jurado no pensó lo mismo y calificó su menú como no logrado.

Sin mostrarse abatida por las críticas de los cocineros, miró a Santiago Del Moro y le consultó: «¿Le puedo preguntar algo a Germán? Saliendo de la cocina». Cuando tuvo el ok Vicky Xipolitakis miró a Germán Martitegui y le dijo: «Es un trauma mío que tengo hace mil años y nadie me lo contesta. Y siempre que veo a alguien que es calvo quiero sacarme esta duda. ¿Hasta dónde se lavan la cara los pelados? Porque no sé hasta dónde llegan».

Ella se reía a carcajadas, pero ninguno de los presentes la acompañó. «Es un chiste», dijo el conductor de Masterchef Celebrity, pero riendo La Griega insistió: «No, en serio pregunto». Germán Martitegui, con la seriedad que lo caracteriza, le dijo: «No es mi papel contestar eso, Vicky». Rápidamente, Vicky Xipolitakis retrucó lamentando: «Sigo con el trauma» y procedió a irse a su puesto.

Vicky Xipolitakis y Claudia Villafañe quedaron para el final a la espera de que el jurado diga cuál subía al balcón de los salvados y cuál iba a la gala de eliminación. Germán Martitegui anunció que La Griega tenía que ponerse el delantal negro, pero Donato De Santis y Damián Betular protestaron diciendo que no era lo que habían acordado. Los tres volvieron a reunirse y quedaron en que las dos iban a tener que cocinar para no irse del reality.