Antes de dar sus declaraciones, Martín Bossi aclaró no quería ponerse «conspirativo», pero sus definiciones sobre la pandemia se acercaban bastante a las teorías conspirativas que rondan en el mundo desde hace varios años. El actor fue, como acostumbra, polémico al hablar sobre covid-19 y el impacto que ha tenido en el mundo. También dio una profunda reflexión acerca de las religiones.

«Lo curioso es que nadie se preguntó qué pasó. Es como que estornudó un murciélago y dijeron: ‘Todos a casa, pierden los trabajos y los afectos’ y todos aceptaron». Martín Bossi desconoce el origen del coronavirus y no saca muchas conjeturas al respecto, pero es tiene un pensamiento. «Lo que llegó para quedarse, lamentablemente, es un sistema y si funcionó la vacuna no va a llegar pronto», aseguró.

Consultado la llegada de una posible vacuna, Martín Bossi indicó que no estaría dentro de sus intereses colocársela. No obstante, aclaró que lo haría si fuese una obligación para ingresar a determinado lugar o hacer cierta actividad. Pese a su deseo y consciente de su rol de figura pública, se vio en la obligación de resaltar que con su declaración no hace «apología» porque «cada uno puede hacer lo que quiera».

«Las religiones nos han mostrado que no armonizan: dividen. Me crié con diez mandamientos, que es un poco lo que está pasando ahora: adoctrinamiento, miedo y control. Es lo que hacen los grandes poderes. Hoy es más sofisticado, antes era más precario. Te decían: ‘Si te portás bien vas al Cielo y si te portás mal, te quemás en el infierno”», reflexionó el artista.

«Nos controlaron con esa historia», afirmó Martín Bossi, quien también destacó que no tiene dudas sobre la existencia de Dios. «Creo en Dios y en Jesús, que fue un gran revolucionario y por ser libre lo crucificaron, como siguen crucificando hoy en día a las personas que son libres, de otra manera», sostuvo el actor. A su vez, señaló que dialoga con Dios todas las noches y que no necesita «intermediarios».