Ivana Nadal tiene una personalidad muy particular: es modelo y se considera «espiritualista». Utiliza su Instagram para dar mensajes que ella considera positivos, pero suele ser criticada por ellos. En varias ocasiones ha hablado sobre temas que aparentemente desconoce y la han acusado de irresponsable por decir barbaridades teniendo tantos seguidores. Una vez más, dijo palabras polémicas, fue insultada y luego se defendió.

«El otro día hablaba de lo que era la depresión y la ansiedad y mucha gente me vino a decir que es una enfermedad la depresión. Y yo te pregunto: ¿no sabías que todas las enfermedades son emocionales y que tienen cura si creés en vos? Replantéalo. Fijate. Si no creés, está perfecto. Cada uno puede creer lo que quiera en su vida, por eso cada uno tiene la propia. A disfrutar», manifestó Ivana Nadal en un video.

Al rato empezaron a llover las críticas por parte de personas que perdieron a seres queridos por enfermedades -que, según ella, todas tienen cura si una persona cree en si misma- o que sufren de trastornos psicológicos graves. Lejos de interpretarlos como ataques, la influencer les agradeció por «abrirse» y volvió a defender su postura.  «Estoy impresionada, son un montón de gente diciendo cosas hermosas y abriendo su corazón», expresó.

«Yo les digo a ustedes que la vida de ustedes, es de ustedes. Son los únicos que tienen poder en su vidas. Ustedes mismos, y me lo digo a mí siempre», explicó la instagramer. A los que se enojan, les digo que no lo hagan. No tiene sentido, se están enojando con ustedes mismos. Mi vida, mis creencias, mi felicidad y mi evolución espiritual y apertura de conciencia continúan”, agregó.

«Me gusta creer en cosas nuevas, me gusta creer en mí, en que soy un ser espiritual que tiene poder sobre sus emociones. Yo elijo cómo transitar cada momento en mi vida», sostuvo Ivana Nadal. La modelo incitó a sus seguidores a seguir sus pasos al decir «pensalo, ponelo a prueba». Para finalizar con su mensaje, en tono menos amistoso, expresó: «Si no te gusta, no lo hagas. Es tu vida, y yo hago lo que quiero con la mía».