Los trabajadores de repartos modalidad delivery se llegaron hasta la casa del gobernador Manzur para expresar su preocupación por los robos que son víctimas.

Preocupados por la cantidad de hechos delictivos se movilizaron hasta la residencia del gobernador. Manzur por su parte no da señales de vida, salvo el tweet con el que se solidarizo con el gobernador de Santiago del Estero, que dio positivo de Covid.

Los tres hechos de inseguridad registrados en dos días mantienen en alerta a los cadetes tucumanos, quienes aún demandan justicia por la muerte de dos trabajadores del sector asesinados el año pasado.

Hugo Santucho, titular de la Asociación Sindical de Motociclistas, Mensajeros y Servicios (Asimm), entidad que agrupa a los cadetes tucumanos, enfatizó en que están cansados por lo que consideran una total falta de respuesta a sus demandas de seguridad, sobre todo teniendo en cuenta que en 2020 tuvieron que lamentar los asesinatos de dos colegas: Alejandro Sánchez y Javier Gómez, quienes fueron asesinados en mientras trabajaban.

El dirigente se quejó de la falta de atención a su pedido para que se reglamente la actividad, de manera que puedan contar al menos con un seguro que los cubra ante cualquier eventualidad.

Uno de los jóvenes asaltados recibió una herida de bala en la pierna. Santucho recalcó que el cadete baleado está ahora internado, sin obra social que lo cubra y sin poder trabajar.