La llegada del verano y, con el, de las vacaciones, trasladaron los focos del rebrote del coronavirus que se observa desde principios de diciembre a los principales destinos turísticos del país.

Esto incluye a Tafí del Valle. El principal destino de descanso de la provincia pasó de 44 casos por día a fines de diciembre, a 88 reportados en los últimos días, cuando se obervó un importante aumento de la demanda turística.

Esta velocidad de crecimiento supera uno de los límites impuestos por el último decreto nacional, que fija las condiciones que deben darse para que se imponga la restricción en la circulación nocturna, conocida como toque de queda sanitario.

El director Ejecutivo del Sistema Provincial de Salud, Luis Medina Ruiz, confirmó que la búsqueda activa de casos positivos, que estaba concentrada en San Miguel de Tucumán, Cruz Alta, Tafí Viejo y Yerba Buena, sumó ahora a la puerta de entrada de los Valles Calchaquíes.

El funcionario recordó que, tras haber bajado del pico de casos en sel segundo semestre de 2020 a menos de 100 positivos diarios en noviembre, el repunte del último mes del año pasado elevó esa cifra casi hasta los 300, para estabilizarse ahora en unos 200 contagios diarios, meseta que calificó como muy alta.

Pero lo más preocupante según Medina Ruiz, es que la tasa de reproducción de casos, que debería mantenerse por debajo de 1, pasó del 1,08 medida la semana pasada a 1,33 en los últimos días, lo que aumenta el riesgo de que la provincia ingrese en una segunda ola de coronavirus.

Para el ex director del hospital Avellaneda, se está viendo el resultado de lo que ocurrió desde principios de diciembre, con las aglomeraciones en el centro, en las entidades bancarias y, sobre fin de año, las reuniones sin medidas de precaución que se dieron durante las fiestas.

Fuente Los Primeros