En el año 2005, un grupo vienés de artistas llamado Gelatin realizaron un enorme conejo de 60 metros de largo que se encuentra a 1.600 metros sobre el nivel de mar, en el monte Colletto Fava, en la región de Piamonte (Italia). A 15 años de su creación, el muñeco luce verdaderamente aterrador.

El mismo fue denominado “Hase” y la idea de esta megaobra era que los visitantes pudieran deslizarse sobre ella. De hecho, está realizado con un forro de tela rosa y el relleno es de paja.

“Hicimos moldes de otros animales disecados: osos, pitufos, pingüinos. Pero el conejo era mejor por la forma en la que está tumbado en el suelo. Las orejas planas son un buen lugar donde caminar de forma sencilla sobre él”, aseguró Ali Janka, uno de los artistas artífices de la obra.

Desde su creación, al conejo se le escapaban el corazón, el hígado y los intestinos, y se esperaba que esta estructura biodegradable durara hasta 2025 pero ya desde 2016 comenzó su proceso de descomposición.

El enorme conejo se pudre a 1.600 metros de altura.
El enorme peluche se pudre a 1.600 metros de altura.

Actualmente, el peluche luce aterrador producto de la pérdida de su color a raíz de la erosión climática. “Se está pudriendo y los intestinos se están saliendo de su costado, pero es realmente dulce”, agregó Janka.

Tal como expresa Gizmodo, aún se sigue diciendo que el conejo rosa gigante del monte Colletto Fava fue creado por un grupo de abuelas que pasó cinco años tejiendo, sin embargo esto se trata de una leyenda urbana que difundieron los propios artistas cuando terminaron su obra.