David Toledo, titular de la Agremiación Tucumana de Educadores Provinciales (ATEP), dejó en claro que, desde el sector docente, impondrán condiciones antes de hacer efectivo el regreso a las aulas.

El principal planteo apuntó justamente a las aulas desde el punto de vista edilicio, al sostener que las escuelas no permiten que se mantenga el distanciamiento social cuando deben albergar a 35 chicos en cada salón de clases.

El dirigente sindical consideró que dados los tiempos que se manejan, la imposibilidad de ampliar estos espacios antes del comienzo del ciclo lectivo sugiere que la presencialidad no podrá ser total y habrá que alternar con clases virtuales.

A esto le sumó la necesidad de que se garantice el cumplimiento de otros puntos establecidos en el protocolo vigente, como la provisión adecuada de agua potable, elementos de bioseguridad y especialmente, la designación de personal de maestranza suficiente para asegurar la higiene de los establecimientos.

Por otro lado, Toledo destacó el deterioro que sufrió el salario docente a raiz de los estragos económicos que causó la pandemia en el país.

En este punto el sindicalista recordó que el gobierno de Juan Manzur anuló el acuerdo salarial de 2019 para reemplazarlo con un suplemento salarial que se impuso sin debate y que quedó totalmente relegado frente a la inflación.

Todo esto, enfatizó Toledo, debe ser puesto en una mesa de discusión que, espera, sea convocada a mas tardar en el inicio del mes de febrero, advirtiendo que el comienzo normal de las clases depende de lo que salga de ese debate.

Desde el sector privado, Bernardo Beltrán, dirigente de Sadop, advirtió que a juicio de su sindicato no están dadas las condiciones para que los docentes vuelvan a dictar clases presenciales.

El dirigente justificó su postura poniendo como ejemplo lo que ocurre en los paises del hemisferio Norte, donde son los gobiernos antes que los sindicatos los que dan marcha atrás con las clases ante el avance de nuevas olas y nuevas cepas de coronavirus.

En el mismo sentido se manifestó Isabel Ruiz, titular de APEM, al decir que no se puede hablar de presencialidad cuando hay escuelas que no tienen las condiciones necesarias ni el personal suficiente para garantizar las condiciones de salubridad.

La referente de la enseñanza media aseguró que hay muchas escuelas que han sido saqueadas, perdiendo además de elementos vitales para la enseñanza como computadoras, otros como las bombas de agua, sin las cuales es imposible pensar en la vuelta a las aulas.

Tanto el gremio de los privados como el de los profesores de secundaria, coincidieron con Atep en anteponer también el arreglo salarial antes de avanzar con el inicio del ciclo lectivo, cualquiera sea el formato que se imponga en Tucumán.

Fuente Los Primeros