El exrepresentante de la Argentina ante el Fondo Monetario Internacional (FMI), Héctor Torres, habló este lunes sobre sobre las conversaciones del gobierno argentino con el organismo y consideró que «no hay ninguna garantía» de que un acuerdo «per se» con el Fondo «vaya a reestablecer la confianza» de los mercados en el país, por lo cual reclamó «consensos para lograr políticas de mediano plazo».

«No hay ninguna garantía que un acuerdo con el FMI per se vaya a reestablecer la confianza. Para eso, necesitamos consenso político para lograr políticas de mediano plazo, que hasta ahora no tenemos», sostuvo el ex funcionario, reseñó NA. Según Torres, «la estabilidad económica muy precaria que tenemos actualmente está basada en el supuesto de que el Gobierno va a llegar a un acuerdo con el FMI, que es muy importante, porque permitiría que el país aproveche una situación internacional muy beneficiosa».

«Las tasas de interés están por el piso, a niveles históricos; llueven dólares, pero sin actividad, no hay forma de obtenerlos aquí», evaluó, en declaraciones radiales. Además, señaló que «había una tensión muy evidente entre el ministro de Economía, Martín Guzmán, y el sector que representa la vicepresidenta» Cristina Fernández de Kirchner sobre las negociaciones con el Fondo Monetario.

«Eso generó dudas. Y el Gobierno se da cuenta de la estabilidad es muy precaria. Por eso, lo que más le conviene es consolidar la estabilidad y no llegar a elecciones con una corrida cambiaria», enfatizó. Durante la semana pasada, el presidente Alberto Fernández dialogó con la directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva, y analizaron la marcha de las negociaciones para lograr un acuerdo que permita refinanciar la deuda del país con el organismo, cercana a los u$s 45.000 millones.

A priori, el nuevo calendario de repagos que se negocia incluye un plazo de hasta diez años y ciertos acuerdos estructurales sobre medidas de política económica. El Gobierno se puso una fecha tentativa para tener resuelto el acuerdo con el FMI. Ese plazo sería mayo, cuando tendría lugar el vencimiento de deuda más oneroso del año: los casi USD 2300 millones acumulados de pasivos con el Club de París

Fuente El Intransigente