En el hospital Dr. Abraham F. Piñeyro de Junín, provincia de Buenos Aires, ocurrió una pelea entre profesionales de la salud en medio de una intervención quirúrgica. Un cirujano y un anestesista se agarraron a trompadas en un quirófano mientras operaban de urgencia a una adolescente de 16 años.

La pelea comenzó de manera verbal en durante la operación, pero continuó a las piñas en el vestuario. El enfrentamiento fue tan grave que el anestesiólogo terminó en terapia intensiva.

Como el cirujano le fracturó una de sus costillas y el traumatismo fue severo, le tuvieron que extirpar el baso. Por lo pronto, la Justicia que está tratando de reconstruir el hecho, pero el fiscal del caso Javier Ochoaizpuro lo caratuló como “lesiones graves“.

En cuanto al cirujano, era residente y había denunciado al anestesista por amenazas y golpes, pero al ver cómo terminó este último, el fiscal pidió prudencia para determinar si el médico actuó en defensa propia. Por otro lado, como no había testigos, no están claras las causas de la pelea.

Por su parte, el director del hospital Piñeyro Sebastián Meneses comentó que el anestesista “le habría dicho ‘tenés Parkinson’” al residente a la hora de intervenir a la menor. “Terminó la operación, (salieron), fueron a cambiarse y ahí sucedieron los hechos, pero solo ellos saben bien lo que pasó. Cuando el cirujano y el instrumentista ingresaron al vestuario, encontraron al anestesista tirado en el piso“.