Una mujer tuvo miedo de contarle a su marido e hijos que tenía coronavirus. Contagió a toda la familia y los cinco fallecieron.

La noticia sobre la muerte de la familia Gómez en Táchira, un departamento de Venezuela, conmocionó a todos y creó mayor conciencia. Según se indicó, la primera persona contagiada había sido Verónica García Fuentes, quien se realizó un hisopado a mediados de diciembre.

Verónica estaba casada con José Antonio Gómez y tenían tres hijos: Nicol, Jhoneider y Emmanuel. La mujer había comenzado a sentirse mal durante la segunda semana de diciembre y decidió ir al hospital a realizarse el testeo rápido de Covid-19. El mismo resultó positivo, pero la mujer decidió negarle la información a sus familiares e indicó que sólo era una gripe.

Mariela García, cuñada de la mujer, contó que el 27 de diciembre su hermano asistió a una fiesta familiar (no autorizada) donde había cerca de 20 personas. La mujer no asistió, y en medio de la noche decidió llamar a su marido para confesarle que tenía coronavirus.

“Él se fue a la reunión. Las fiestas están prohibidas, pero se reunieron. Tomó licor, habló con amigos hasta que ella lo llamó y le pidió que se regresara a la casa y que no compartiera con nadie, porque ella tenía Covid y él podía estar infectado”.

La familia decidió aislarse y tratarse con un médico privado, pero no contaron que ellos tenían el virus. A comienzos de año, la salud de la mujer se complicó y tuvo que ser hospitalizada. Unos días después tanto ella como su marido estaban en terapia intensiva e intubados.

“En la placa de tórax que le hacen a mi hermano, los pulmones salieron todos negros. El médico se alarmó, le preguntó si era fumador, él le dijo que no. El médico sabía que estaba enfermo y que no había recibido el tratamiento adecuado”, aseguró Mariela.

Mientras sus padres estaban hospitalizados, la hija mayor (que tenía una enfermedad neurológica), comienza con síntomas. También se observa que los gemelos sufren dolores de cabeza y fiebre.

El 18 de enero falleció Verónica, la madre, dos días después su marido y su hija también sucumbieron al virus. El miércoles 27 de enero los pequeños son ingresados al Hospital Central de San Cristóbal donde fallecieron ese mismo día.