Un conocido delincuente de Concepción fue condenado hoy a una pena de un año y seis meses de prisión de cumplimiento efectivo, luego de que asumiera la culpabilidad por cinco hechos delictivos perpetrados en diferentes ocasiones.

La sentencia contra Juan Antonio Romero, conocido como “Pinky”, tuvo lugar en la mañana de hoy, tras la celebración de un juicio abreviado. El Ministerio Fiscal intervino en el caso a través de la Unidad Fiscal de Decisión Temprana, del Centro Judicial Concepción.

El joven, de 24 años, se encontraba con prisión preventiva desde agosto de 2020 cuando fue detenido por un robo cometido en la vía pública. Además de ese hecho, el fiscal Miguel Varela acumuló cuatro causas más que el acusado tenía abiertas, la mayoría en el régimen conclusional.

Acuerdo y sentencia

Para hacer efectivo el acuerdo del juicio abreviado, el condenado tuvo que reconocer su autoría y participación material en todos los hechos que le fueron imputados, que en total eran cinco: dos de 2017, uno de 2018 y dos de 2020.

Si bien se trataba de causas por delitos menores, como robos y hurtos, la Fiscalía puso énfasis en las reiteradas veces que Romero fue denunciado y en los problemas que ocasionaron sus actos.

La jueza actuante, Cecilia Tasquer, avaló los términos del convenio al que arribaron el MPF y la defensa oficial, además de la conformidad prestada por las víctimas, que no se opusieron al entendimiento alcanzado por las partes.

Luego de la lectura de la sentencia, Varela destacó la resolución a la que se arribó con este caso: “es importante llegar a este tipo de resultados donde se condena a quien comete delitos. Esta decisión causa impacto porque se trata de un sujeto que por sus acciones causa muchos problemas para la comunidad”.

“Atento a que la mayoría de las causas estaban en el sistema conclusional, la recolección de esos expedientes significó una ardua tarea para acumular todas en el último legajo”, valoró en relación al trabajo llevado a cabo por su equipo.

El condenado fue trasladado a la Unidad Penitenciaria N° 3 donde deberá cumplir la pena, así como la orden someterse a un tratamiento para recuperarse de las adicciones.

FuenteLa Gaceta