Este video tiene un par de años pero sigue siendo viral. Fue publicado por Only in Tucumán (@Onlyintucuman) la imagen no dice mucho sobre el lugar, pero el acento de los protagonistas es revelador.

La situación es la siguiente: un grupo de amigos deja a un miembro del equipo en su casa, ya es de día y se nota que la noche fue larga y bien divertida.

El sujeto camina hacia la vivienda pero al escuchar la música que sale del auto, primero se pone a bailar y después suplica que lo lleven para seguir la fiesta.

El autor del video se pone serio. Es muy tarde, tiene que ir a su casa, por lo que la celebración se dará por terminada de inmediato y le recomienda que él debería hacer lo mismo.

El “fiestero” frustrado es muy insistente. Ruega, compungido, que no lo obliguen a entrar en su casa, gestión que se interrumpe a cada rato cuando la música llega a sus oídos y se pone a bailar de nuevo. 

Mirá el insólito video.

 

(Fuente: Contexto)

Fuente Tiempo de San Juan