En medio de la conmoción por el femicidio de Úrsula Bahillo, la joven de 18 años asesinada a puñaladas en la localidad bonaerense de  Rojas por su ex pareja, un policía bonaerense, Sergio Terrón, el fiscal que lleva adelante la causa, realizó declaraciones a un medio televisivo en las que aseguró que poseen una “prueba contundente para lograr una pena de reclusión perpetua”, ya que la policía asistió a la escena del crimen, junto a un familiar al que el acusado llamó “para manifestarle que se había mandado una macana muy grande”, y el delito fue encontrado en “flagrancia”.

 Matías Ezequiel Martínez, es el nombre del presunto femicida, que ya había sido denunciado por la víctima por amenaza con arma de fuego y golpes. Según puntualizó el funcionario, “Úrsula había solicitado un perímetro, que el juez de garantías, le concedió y se le notificó al imputado”.

Es así que remarcó que en esos casos la justicia, “ofrece las herramientas que tiene que no son mucho más que esas, y la víctima opta”. Sin embargo, las medidas no fueron suficientes, para que Martínez termine con ella. “Eso es algo que no se puede imponer, es la víctima quien lo solicita, y luego son los jueces quienes dan lugar o no al pedido”, agregó.

En esa línea, Terrón expresó que “la causa está muy avanzada”, ya que “tienen una prueba contundente como para llegar a un juicio oral y público, y lograr una pena reclusión perpetua”. Al ser consultado por cuál sería la prueba, el fiscal subrayó que consiste en “la circunstancia de tiempo, modo y lugar en el cual el autor solicita el apoyo de un familiar al que le había manifestado que se había mandado una macana muy grande”. “Tenemos el arma, los télefonos, los vehículos”, destacó. 

De tal manera, el fiscal relató que ante el llamado del acusado, el familiar se hace presente en el paraje donde ocurrió el hecho junto a la policía, donde lo encuentran al lado de la víctima con el arma entre sus manos. “Él estaba autoinflingiéndose heridas, y cuando ve a la policía comienza a correr y es reducido a 1000 metros del lugar”. Actualmente el imputado se encuentra hospitalizado, “con una herida importante en el abdomen”. 

Una vez que el estado de salud del acusado mejores, será puesto en evaluación la sación que le corresponde. En ese sentido, Terrón enfatizó: “Nosotros vamos a trabajar con nuestro perito psiquiátrico y psicológico para demostrar que él estaba en plena lucidez, y conciencia de la maniobra”.

A su vez, remarcó que el femicidio, “fue premeditado porque fue con un cuchillo a la escena. Y fue alevosa porque la lleva a la víctima a un estado de desprotección”.  Es así que “configura la alevosía y la premeditación que se agrava aún más a la figura de homicidio”. “Es una pena de reclusión perpetua sin lugar a dudas lo que le corresponde”, cerró.

Fuente Tiempo de San Juan